La Fiscalía turca pide cadena perpetua para dos periodistas críticos con Erdogan

Los informadores emitieron un vídeo que mostraba el envío de armas a Siria

Los informadores emitieron un vídeo que mostraba el envío de armas a Siria
Los informadores emitieron un vídeo que mostraba el envío de armas a Siria

Los informadores emitieron un vídeo que mostraba el envío de armas a Siria

Al régimen turco no le tiembla el pulso a la hora de condenar a los “traidores” a cadena perpetua. Dos periodistas opositores que se atrevieron a sacar a la luz la política de doble rasero del presidente, Reccep Tayib Erdogan, en Siria podrían pasar el resto de sus días en prisión.

La fiscalía turca exigió ayer cadena perpetua al director del periódico liberal 'Cumhuriyet', Can Dundar y su jefe de la oficina de Ankara, Erdem Gul.

Según el escrito del Tribunal, citado por la agencia de noticias turca Dogan, se los acusa de "reunir documentos secretos del Estado con el propósito de espionaje político y militar"y "tratar de derrocar al gobierno". Además de espionaje se les acusa de "brindar apoyo a una organización terrorista armada, revelar secretos de Estado, impedir a funcionarios públicos desempeñar su labor".

Su delito, en realidad, fue publicar el 29 de mayo de 2015 unas imágenes de unos camiones turcos transportando armas de contrabando en la frontera con Siria y una información en la que revelaba que los servicios secretos turcos, conocidos como MIT, habían trasladado el armamento a Siria simulando que se trataba de ayuda humanitaria.

El incidente tuvo lugar en enero de 2014 en la provincia de Adana, cuando militares turcos registraron varios camiones de la Organización Nacional de Inteligencia que se dirigían a la frontera con Siria.

Las autoridades turcas declararon que se trataba de un cargamento de "ayuda logística y humanitaria"para los turcomanos sirios, pero los periodistas sostienen que los vehículos transportaban armas para los yihadistas.

En junio del año pasado, el presidente Erdogan presentó una denuncia contra Dundar y el diario Cumhuriyet y afirmó que revelar esa información era un acto de "traición"y su responsable iba a pagar "un precio muy alto".

Desde noviembre, ambos periodistas se encuentran en prisión preventiva a la espera de juicio.

La deriva autoritaria de Erdogan ha convertido a Turquía en el país con el record mundial de periodistas presos. Mas de setenta informadores han estado en las prisiones turcas en los últimos tres años. Desde que el partido gobernante de Justicia y Desarrollo (AKP) ganó la reelección en noviembre se ha intensificado la censura contra medios críticos y voces disidentes.

El último caso fue el director del diario opositor Hurriyet, Sedat Ergin, que a finales de diciembre fue sentenciado a cinco años y cuatro meses de cárcel por haber insultado al presidente turco.

La organización Human Rights Watch (HRW) criticó ayer en su informe anual la represión de activistas y medios de comunicación críticos con la labor del gobierno. "Todavía no está claro de qué se les acusa a Dundar y Gul. Lo que sí está claro es que al publicar esta noticia (sobre el transporte de armas) simplemente hacían su trabajo como periodistas", denunció en rueda de prensa Emma Sinclair-Webb, investigadora de HRW en Turquía. "Cualquier periodista habría publicado esta historia, y el público tiene derecho a saberla", manifestó.