Una matanza inspirada en los ataques de Breivik en Oslo y Utøya

El tiroteo se produjo en el quinto aniversario de la matanza, en la que perdieron la vida 77 personas

Anders Breivik durante el juicio
Anders Breivik durante el juicio

"Cuando alguien se interesa de forma tan intensa por ataques masivos y de locura seguro que Breivik también ha desempeñado un papel", reconoció el jefe de la Policía de Múnich.

La Policía de Múnich apuntó hoy a la posible influencia que pudo tener en el joven que protagonizó ayer un tiroteo mortal en la ciudad con el caso de Anders Behring Breivik, el noruego que hace justo cinco años asesinó a 77 personas. "Cuando alguien se interesa de forma tan intensa por ataques masivos y de locura seguro que Breivik también ha desempeñado un papel", reconoció el jefe de la Policía de Múnich, Hubertus Andrä, quien recordó que ayer se conmemoró el quinto aniversario de la matanza de Oslo y Utøya.

El resoonsable de la Policía de Múnich, Hubertus Andrae, ha confirmado en rueda de prensa que un único tirador de 18 años causó nueve muertos y 27 heridos, de los cuales diez están graves. El joven, cuya identidad no ha trascendido, se habría quitado la vida disparándose en la cabeza, aunque aún tenía munición para realizar 300 disparos más.

Las fuerzas de seguridad han registrado este sábado la vivienda del sospechoso, un estudiante que "nació y creció en Múnich"a pesar de su origen iraní. Según un responsable policial, en el registro se han localizado artículos relacionados con tiroteos anteriores sin relación con el terrorismo.

Las autoridades han confirmado que se había informado "mucho"sobre otros "actos de locura"que implicaron tiroteos indiscriminados y, en concreto, había acumulado informado sobre la masacre en un instituto de la localidad de Winnenden en 2009 que concluyó con 15 víctimas mortales o las matanzas provocadas por Anders Breivik, que acabó con la vida de 77 personas en el verano de 2011 en Oslo.

Los investigadores tienen también que analizar "abundante"material informático incautado, aunque por el momento han descartado alusiones a Estado Islámico o los refugiados. Esperan conocer más datos de los interrogatorios a personas de su entorno y analizan también el pasado médico del joven, que habría recibido tratamiento psiquiátrico.

Respecto al arma utilizada, la Policía y la Fiscalía han explicado que se trata de una pistola de calibre 9 milímetros con el número de serie borrado, por lo que se duda de su legalidad. El portador, además, no tenía permiso de armas, según los primeros datos.

Anders Breivik, autor de los ataques del 22 de julio de 2011 en Noruega, donde realizó un atentado bomba con 8 muertos y una posterior masacre de 69 jóvenes en un campamento de verano en una pequeña isla. Breivik se hizo pasar por un policía y se acercó al campamento juvenil del Partido Laborista en la isla. Después, abrió fuego fuego contra la multitud, que él mismo se encargó de congregar a su alrededor con la excusa de ofrecerles información sobre la explosión que había tenido lugar un par de horas antes en la capital. Breivik fue condenado un año después a 21 años de cárcel, revisables si las autoridades consideran que sigue siendo un peligro para la sociedad.