La mayoría de las víctimas en Túnez, belgas, británicas, alemanas e irlandesas

Al menos cinco ciudadanos del Reino Unido murieron hoy en el atentado perpetrado en la localidad tunecina de Susa, confirmó hoy el ministro británico de Asuntos Exteriores, Philip Hammond.

El ataque ha causado al menos 37 muertos, según las autoridades de Túnez, y 36 heridos, algunos de ellos en estado crítico.

Según el titular tunecino de Sanidad, Said Aidi, todavía "no hay una idea precisa sobre la nacionalidad de las víctimas".

Una mujer de nacionalidad irlandesa se encuentra también entre las personas fallecidas, según informó la cadena pública irlandesa RTE.

Varias personas resultaron también heridas en este asalto terrorista contra dos hoteles en la localidad turística meridional tunecina de Susa, después de que dos hombres armados entraran en ellos y abrieran fuego de forma indiscriminada contra las personas que se encontraron, entre ellos algunos turistas extranjeros.

Fuentes de seguridad tunecinas dijeron que, al parecer, las víctimas foráneas son de nacionalidad belga, británica, alemana e irlandesa.

El diario "Irish Independent"recoge unas declaraciones del diputado Ray Butler, quien explica que ha hablado con el marido de la mujer fallecida, de unos 50 años de edad, y que se encuentra "conmocionado"por la noticia.

Este medio informó de que la pareja se encontraba de vacaciones en el citado complejo turístico tunecino, si bien el esposo no estaba en la playa cuando ocurrió el tiroteo.

El Ministerio irlandés de Asuntos Exteriores ha habilitado una línea telefónica de emergencia para que los familiares se puedan poner en contacto con las personas que se encuentren en Túnez y para obtener información sobre su situación.

"Tenemos conocimiento de que hay ciudadanos irlandeses en Susa. Dado el número de turistas irlandeses que hay en Túnez hemos activado un servicios de ayuda consular y una línea telefónica como medida de precaución", informó un portavoz oficial.

Este ataque es el segundo de este tipo que sufre Túnez en los últimos tres meses, después de que el pasado 18 de marzo 22 turistas extranjeros murieran acribillados por varios yihadistas en el museo El Bardo de la capital.