Política

La oposición llama a una protesta masiva

Varias protestas tuvieron lugar ayer en Estambul
Varias protestas tuvieron lugar ayer en Estambul

Erdogan insiste en que el caso de corrupción destapado y que ha hecho tambalearse a su Gobierno no es más que una «evidente traición», al igual que lo fueron las protestas populoars de Gezi el pasado verano. Es más, asegura que la investigación ha supuesto un duro golpe para la economía turca. «Los nueve días de investigación judicial han causado daños de 20.000 millones de euros a las empresas turcas», aseguró, en referencia al impacto provocado por su caída en bolsa. También informó de que el banco público Halkbank, cuyo director se encuentra entre las 24 personas que permanencen en prisión preventiva, ha sufrido pérdidas de hasta 1.625 millones de dólares. Lo que no explicó el primer ministro turco es el modus operandi de este banco que permitía comprar petróleo y gas de Irán y pagar en oro para evitar así las sanciones impuestas por Estados Unidos a las transacciones bancarias con la República Islámica. Esta situación vuelve a irritar a los turcos, que ayer volvieron a revivir las protestas estivales. Mientras el primer ministro comparecía ante las cámaras, en Ankara, Estambul y Esmirna comenzaban las protestas ciudadanas, que pedían la dimisión inmeditata de todo el Ejecutivo. Una vez más regresaron las imágentes de los agentes de Policía dispersando con gas lacrimógeno a los manifestantes. El punto caliente de anoche tuvo lugar en el barrio Kadiköy de Estambul, donde se concentraron centenares de ciudadanos. Para mañana ya se ha convocado una gran concentración en Estambul.