La Policía desaloja a los «indignados» que bloqueaban las calles en Honduras

Los manifestantes denuncian la corrupción en Honduras

La Policía de Honduras desalojó hoy a centenares de manifestantes de la "Oposición Indignada"que bloquearon varias calles importantes en Tegucigalpa y otras regiones del país exigiendo el cese de la corrupción y la impunidad. En Tegucigalpa, los manifestantes eran pocos en los diferentes sitios tomados de manera simultánea y todos coreaban las mismas consignas, portaban banderas de Honduras y pancartas con mensajes contra la corrupción y en los que exigían la salida del poder del presidente del país, Juan Orlando Hernández.

"Hoy somos pocos los manifestantes, pero día a día se irá sumando todo el pueblo hondureño", dijo a Efe uno de los coordinadores de la protesta, Miguel Briceño.

Agregó que, si el presidente Hernández pide hoy a Naciones Unidas que se cree la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (CICIH), "se terminan las protestas de los indignados".

La principal consigna de los "indignados"de nuevo ha ido dirigidas a la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad.

En una de las tomas en Tegucigalpa, que conecta con la carretera que conduce al departamento oriental de Olancho, los manifestantes quemaron neumáticos y hubo enfrentamiento con las fuerzas del orden que utilizó porras de madera para desalojarlos, sin mayores consecuencias.

En otros puntos, los policías retiraron a la fuerza, aunque sin golpes, a los manifestantes que se habían sentado o acostado en la calle y las decenas de piedras colocadas en las vías.

La protesta, que se inició hacia la 06:00 hora local (12:00 GMT) y duró alrededor de una hora y media, provocó un embotellamiento del tráfico de vehículos en todos los bulevares de acceso y salida de Tegucigalpa.

Muchas personas que viajaban en autobuses de transporte urbano e interurbano tuvieron que caminar para llegar a su trabajo debido al cierre de las calles.

En todo momento, agentes de la Policía Nacional dialogaban con los coordinadores de la manifestación, quienes reiteraron que su intención era permanecer todo el día, reconociendo que causaban un daño económico, pero señalando que más ha perdido el país con los miles de millones que se han robado.

"Lo que hoy se pierde es nada contra los millones que se han robado y la protesta es para crear conciencia y poner fin a la corrupción", subrayó Briceño.

Los "indignados"también se tomaron carreteras en otras importantes ciudades del país, donde también fueron desalojados por los cuerpos de seguridad, al parecer sin incidentes violentos.

En un comunicado, los "indignados"indicaron que ante la "intransigencia"del presidente Hernández, "al no escuchar -desde mayo pasado- el clamor del pueblo exigiendo la instalación de una CICIH nos vemos en la necesidad de tomar medidas más drásticas en nuestra lucha contra la corrupción y la impunidad".

Indicaron además que han fijado un plazo de 20 días, que comenzó a correr el pasado 22, para que Hernández solicite la instalación de la CICIH y luego "iniciar un proceso de diálogo que busque soluciones a los graves problemas que aquejan a nuestro país".

Los "indignados"rechazan el "diálogo nacional sin condiciones"propuesto por Hernández en junio pasado, que cuenta con el acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) y las Naciones Unidas.