Historia

Lacz, francotirador de élite de EE UU, defiende la legalidad de sus «blancos»

«Hoy estamos peleando contra el terrorismo, una amenaza global», asegura

El exfrancotirador Kevin Lacz, hoy durante una entrevista con la Agencia Efe, en la que explica que sus memorias relatadas en "El último francotirador"la batalla de Ramadi (Irak)
El exfrancotirador Kevin Lacz, hoy durante una entrevista con la Agencia Efe, en la que explica que sus memorias relatadas en "El último francotirador"la batalla de Ramadi (Irak)

Kevin Lacz narra en "El último francotirador"la batalla de Ramadi (Irak), relato que espera sirva para que sus compatriotas conozcan la realidad que viven en la guerra los militares estadounidenses.

Kevin Lacz narra en "El último francotirador"la batalla de Ramadi (Irak), relato que espera sirva para que sus compatriotas conozcan la realidad que viven en la guerra los militares estadounidenses.

"La última vez que todos los estadounidenses fueron a combatir fue durante la II Guerra Mundial, muchos de ellos no quieren contar su historia. Todo el mundo estuvo allí y no hace falta hablar de ello. Todos tus amigos estaban sirviendo", recordó Lacz.

El adiestramiento por tierra, mar y aire de los SEAL (de donde viene el nombre Sea, air, and land) ocupa una gran parte de la narración, que desvela la intensidad y dureza del entrenamiento de los "hombres ranas", como son conocidos los miembros del club más exclusivo de las fuerzas especiales de Estados Unidos.

"En el relato en primera persona de un (miembro) del equipo SEAL tres"publicado por Editorial Crítica, Lacz señala que ellos se consideraban asimismo durante su primer despliegue en Irak en 2006 como "castigadores", emblema con el que adornan su equipamiento.

En el libro autobiográfico que ha venido a presentar a España junto a su esposa Lindsey defiende la legitimidad de los "blancos"objeto de sus disparos, conforme a las "estrictas reglas de combate".

"Hoy estamos peleando contra el terrorismo, una amenaza global, el EI (Estado Islámico) es una amenaza global que requiere que todos, hombres y mujeres, no sólo los americanos -precisa- deben enfrentarse, pues Al Qaeda, Al Shabab, los talibanes, el EI están combatiendo en países de todo el mundo y, si no nos enfrentamos a ellos, no ganaremos".

"En América hay una desigualdad entre el pequeñísimo porcentaje de los que combaten alistados y los que no. Hay muchos hombres y mujeres que mueren en Afganistán e Irak cuyos nombres la mayoría de los americanos no han oído y ni siquiera saben qué les ha pasado porque están viendo el fútbol, el baloncesto o crecer a sus hijos", lamenta.

"Para enseñarles tenemos que escribir libros. Tenemos que contar nuestra historia, si no, nadie la conocerá. Muchas de las experiencias de las que hablamos conmocionan a los americanos pues no están comprometidos ni tienen referencias directas de lo que hacemos", añade para justificar la aventura literaria.

En su opinión, hay espacio donde los soldados puedan contar qué "hacen en el campo de batalla pues muchas de las historias son de los oficiales, que son quienes deciden como deben ser contadas".

Matiza que ellos no son "el tipo que hace el trabajo, y es por eso que a la gente le interesa las historias de gente como Chris Kyle, pues lo narran desde su punto de vista, donde tiene lugar la acción"

Precisamente es su compañero Chris Kyle, a quien describe como "un hermano mayor", a quien retrata Bradley Cooper en la película "El francotirador", dirigida por Clint Eastwood, y en la que él se interpreta a si mismo.

"Los estadounidenses se han vuelto un poco blandos en cuanto a lo que pueden hacer. Hay hombres y mujeres estadounidenses que hacen cosas duras en el campo de batalla, grandes cosas pero que pueden conmocionar a otros americanos", indica para criticar que "lo pasan fatal si dejan la zona de confort de sus vidas".

Y no oculta que "probablemente no quieren oír hablar de ello".

Agradeció al expresidente Barack Obama y su vicepresidente Joe Biden que identificase por su éxito al "equipo 6 de los navy SEAL's que mató a Osama Bin Laden en Abotabad (Pakistán)".

"Hay una fascinación popular con los SEAL's por la naturaleza de su trabajo y sus éxitos", que señaló les hace "legendarios y despierta el interés por saber qué hacen y hay muchos hechos ciertos no ficción".

Firme partidario de Donald Trump desde antes de la llegada a la Presidencia, justifica los movimientos diplomáticos del nuevo gobernante.

"No es un político y habla más claro que otros, lo que causa alarma en la comunidad internacional cuando habla por teléfono con un primer ministro, pero su interés se centra en el pueblo americano y su idea es América primero y proteger a sus ciudadanos".

"Estados Unidos es un aliado más fuerte cuando es segura"pero al mismo tiempo advirtió de que "durante mucho tiempo el resto del mundo ha descargado en Estados Unidos la responsabilidad y la gente lo ha dado por descontado, por ejemplo Japón, bajo protección militar de Estados Unidos y se espera que nosotros asumamos la carga"

"Trump habla con franqueza como la mayoría de los estadounidenses, lo que sorprende a muchos", comenta en relación a la OTAN, cuya importancia Lacz no cuestiona.

EFE