Las facciones libias, de acuerdo en luchar contra el yihadismo

Seis de los grupos en conflicto en Libia acordaron hoy luchar de forma conjunta contra el terrorismo yihadista que amenaza el país, aunque mantuvieron sus diferencias en cuanto a la legitimidad de los dos parlamentos existentes. En una rueda de prensa en Argel, donde esos grupos discuten desde ayer bajo amparo de la ONU, el enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Bernardino León, dijo que el encuentro envía "dos mensajes importantes", uno referido a cómo hacer frente común al terrorismo y otro relacionado con la importancia de acelerar la formación de un Gobierno de consenso nacional.

León calificó de positiva esta segunda ronda de diálogo, dedicada a examinar el borrador de acuerdo general presentado a las partes por la comunidad internacional.

"Hemos dedicado esa reunión en la proposición de acuerdo de paz, la continuación de trabajos de otros grupos (parlamentarios, sociedad civil, grupos armados) así como la discusión sobre la situación en el terreno sobre el alto fuego y la violencia", afirmó.

Por su parte, el ministro argelino encargado de Asuntos Magrebíes y Africanos, Abdelkader Mesahel, se mostró esperanzado en cuanto a la posibilidad de formar "un Gobierno de unión nacional"que permita a Libia de iniciar una nueva era.

"Hay un consenso sobre la imperativa formación de un Gobierno de unión nacional y sobre la necesidad de recuperar las milicias, que conviene reintegrar en la vida política y militar", dijo Mesahel.

"El objetivo de la reunión de Argel es llegar a la formación de ese Gobierno que representará el Estado y cuyas prerrogativas son actualmente objeto de debate", añadió.

Al respecto, el ministro argelino destacó que "todas los partidos libios han participado en este ejercicio, junto a activistas (de la sociedad civil), entre ellos mujeres", con el fin de hacer frente a tres desafíos.

"Llegar a una solución a la crisis libia, la lucha contra el terrorismo y la amenaza que supone Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista Estado Islámico) o Al Qaeda, aunque el más importante es el tercer desafío, poner a Libia por encima de todo", enumeró.

En la rueda de prensa conjunta de hoy asistieron además activistas políticos libios y embajadores de algunos países europeos, entre ellos el representante de España en Argelia, Alejandro Polanco Mata.

Los trabajos de esta segunda ronda del diálogo interlibio se iniciaron ayer en la capital argelina bajo los auspicios de las Naciones Unidas para debatir un primer borrador de acuerdo con el fin de encontrar una solución política a esta crisis.

En Libia el poder está dividido entre el Gobierno rebelde de Trípoli y el internacionalmente reconocido expulsado a Tobruk, a los que apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas.