Política

Loretta Napoleoni: «El Estado Islámico es y funciona como una nación»

Economista, periodista, experta en terrorismo y autora de «El fénix Islamista»

La italiana Loretta Napoleoni llama a las cosas por su nombre en su nueva obra «El fénix islamista. El Estado Islámico y el rediseño de Oriente Próximo» (Editorial Paidós). La periodista reflexiona sobre los actores internacionales que han logrado que estemos en este punto: la creación de una nueva nación terrorista en Siria e Irak. Durante la presentación de su libro en Casa Árabe atendió a las preguntas de LA RAZÓN y confesó que «los bombardeos de la coalición no son la mejor forma de combatir al EI».

–En primer lugar, ¿por qué deberíamos nombrarlo «el Estado Islámico»? ¿Es un Estado?

–Es importante contarle a la gente que esto es un Estado. No es una organización armada. Sin tapujos, son un estado pues se comportan como tal, proyectan una imagen de Estado, y en la mente de los que se unen al EI, no se unen a una organización armada, se unen a un Estado. Es decir, es una aventura patriótica: crear una nueva nación, un nuevo estado con la implementación de la utopía musulmana, por supuesto sólo para los suníes. Obviamente la comunidad internacional no lo reconoce como tal, pero sí que tienen dicho reconocimiento interno. Están organizados como tal y la gente que vive allí cree que forma parte de este Estado. ¿Por qué deberíamos llamarlo de otra forma?

¿Qué pasará si la comunidad internacional deja de bombardear y lo reconoce como un Estado terrorista y, como se menciona en su libro, se dan la mano con Al Bagdadi?

–No pasará en el corto plazo, eso seguro. Es posible que en largo plazo tengamos que cambiar nuestra actitud, pues esta organización, este Estado, se está consolidando. A juzgar por los acontecimientos, con la presencia de los iraníes en Irak, y los ataques contra Tikrit con ayuda de los iraníes y los americanos, es posible que EE UU esté tentado a construir una alianza con Teherán a cambio de dejarlos construir su proyecto nuclear. Y ellos a cambio les ayudarán a destruir el EI. Si esta alianza se establece serán capaces de vencer o, al menos, de hacer al retroceder al EI. Aun así, ésta no es la solución. La presencia de los iraníes en territorio suní creará mucha desestabilización. En el corto plazo esto es lo que veremos, en el largo... Todo es posible.

–Los patrocinadores que menciona en “El fénix islamista”: Kuwait, Qatar y Arabia Saudí, ¿puede la comunidad internacional hacer algo en su contra? ¿Todavía financian al EI?

–Estos países no están financiando al EI en este momento, porque ahora el EI es una amenaza para ellos también. Entraron en pánico y decidieron que necesitaban la ayuda de EE UU y la coalición y por ello, de repente, Obama cambió de parecer en agosto y decidió formar la gran coalición. Sí que quedan patrocinadores a nivel privado, pero no oficial. No del Gobierno ni de instituciones sino de individuos, por la idea de redibujar el mapa de Oriente Medio, y que ellos podrían jugar un gran papel en el poder que lo está cambiando. Eso sí, ya no necesitan el dinero, pues han conquistado suficiente territorio, que pueden generar fondos suficientes para continuar sus conquistas bélicas, además con el día a día de la gestión del estado y sus servicios sociales es muy poco lo que ahora podemos hacer. Deberíamos haberlo hecho antes.

Me gusta cómo describe usted a Al Bagdadi, más en profundidad que lo que solemos mencionar en los medios. Sin embargo, muchos de los yihadistas que se unen al EI no están tan preparados como él y yo sigo viéndoles como bestias y mentes cerradas de la edad media en sus tuits, vídeos, revistas...

Es parte de la estrategia de la propaganda porque la violencia parece barbárica y en realidad está hecha a propósito para nosotros. Nos quieren asustar, quieren que estemos atemorizados... Por supuesto esto no es una democracia ni un estado europeo políticamente correcto. Esto es una creación política en la que si cometes un error, lo pagas. Es ese tipo de sociedad que recuerda a la medieval. Algo que es verdad, el castigo es muy duro. Aunque esto es parte de la insurgencia pero no cambia los hechos. Por un lado, los actuales regímenes en Oriente Medio han aplicado este tipo de violencia. Es una zona del mundo muy violenta. En Arabia Saudí, también les cortan la cabeza y si robas, te cortan las manos. Todavía aplican un tipo de sharía. También es forma parte de un mundo con un alto nivel de corrupción, criminalidad, anarquía... La violencia de la ley, de la sharía, tiene como objetivo querer cambiar esta situación y en teoría traer un ambiente más pacífico a través del miedo, por supuesto. Si te cortan las manos, ya no podrás volver a robar. Mientras que en Europa...No digo que sea mejor lo que ellos hacen, pero el uso de la violencia es requerido para calmar la situación en un lugar muy anárquico.

A veces describe al EI con muchos servicios sociales y como ONG, algo muy necesario en esa zona del mundo. Y es cierto que desde aquí no entendemos ese punto de vista, sin embargo, ¿por qué los combatientes extranjeros intentan volver, no sólo los europeos, también los tunecinos?

No sabemos exactamente por qué, qué les hace volver. Algunos se dan cuenta que eso no es lo que querían. Tampoco creo que quieran venir y atacar aquí (en territorio europeo). Pienso que muchos, especialmente los más jóvenes, se equivocaron y no tenían el estómago preparado para ese tipo de violencia. Deberíamos dejarlos volver. Ahora la gran pregunta es ¿qué vamos a hacer con ellos? ¿Son una amenaza para nosotros? Algunos programas de deradicalización en los países del norte para que se reintregren en la sociedad tienen como objetivo saber si están mintiendo o no. Es algo que deberíamos discutir y legislarlo, tener un protocolo qué aplicar. Si no, esta gente, tiene miedo de volver y terminar en la cárcel. En cierta manera, su vida se ha terminado y son sólo niños.

¿Y por qué tanta población huye o trata de huir?

Los que huyen son los chiíes. Porque lo que quieren es básicamente recrear un califato puro y esa pureza significa que es sólo para los suníes. Les dan a los chíies la oportunidad de convertirse y si no se convierten pueden pagar los impuestos e irse y si no quieren pagar los impuestos, entonces les matan. Por lo que muchos están huyendo porque no son suníes y los suníes no se van, pues al contrario, se están beneficiando. Al final del día, lo que ocurre es que los suníes se pueden quedar algunas de las propiedades de los chíies. Así que no es malo para nada para los suníes.

Hablando de los chíies, en su libro se refiere al término genocidio, pero desde que comenzó el conflicto estaba ahí. ¿Por qué nos damos cuenta ahora en 2015 y no hace cuatro años?

Deberías preguntárselo a nuestros políticos. La política exterior de EE UU es un desastre, Obama ha hecho muy mal trabajo. No ha prestado atención a Siria y delegó el manejo de la guerra civil siria a sus aliados en el golfo: Arabia Saudí, Kuwait y Qatar y, por supuesto, no hicieron caso a lo que ocurría. Me sorprende que la CIA no supiera qué estaba pasando, aunque en este caso probablemente sea verdad: no lo sabían. Pienso que es extraordinario que después de lo que Snowden nos ha contado (que nos leen y nos escuchan todo) no pudieran intuir qué estaba ocurriendo. Hay estadounidenses de Minnesota que se fueron allí; alguien tuvo que escucharlos.

¿Cómo de importante es Al Bagdadi para el EI? ¿Qué pasaría si muriera en un bombardeo de la coalición?

Al Bagdadi es un muy importante como figura simbólica, pero no pienso que si muere, el EI desaparezca. La manera en la que está estructurado es muy horizontal. Los milicianos muestran lealtad a su propio comandante. Claro que hay liderazgos. Aunque no conocemos a ningún otro líder. No sabemos si de verdad hay una shura, si Al Bagdadi trabaja solo... Por lo que, insisto, ¿cómo es posible que sepamos tan poco? Estaba pensando, por ejemplo, en los vídeos de la destrucción de la ciudad asiria de Nimrod, al norte de Mosul. Seguramente los satélites puedan confirmar la noticia, ¿por qué no lo han hecho todavía? Los satélites pueden ver hasta una calle. Puede que no sea cierto o no quieren que lo sepamos. Es mejor que pensemos que han destruido Nimrod, porque alimenta el miedo y así se justifica -en ambos bandos-, sus acciones.

¿Cree usted que al difundir en las redes sociales los vídeos de las decapitaciones, la destrucción de las estatuas y otros éxitos del EI, les estamos ayudando?

Por supuesto que estamos ayudando al EI. Pero entonces qué, ¿te vas a censurar a ti misma? Si tú lo haces, la mayoría no lo hará. Es muy difícil decidir qué hacer, las redes sociales son tan nuevas y la gente no sabe cómo manejarlo, no hay legislación... Pienso que cualquier forma de censura, no es buena.

¿Qué aconsejaría a nuestros políticos en cómo manejar la crisis frente al EI?

Creo que los bombardeos no son la solución. Deberíamos establecer una especie de canales diplomáticos no oficiales usando a contactos con las tribus, con sus líderes tribales, conocer qué quieren, su relación con el EI, cómo la gente del EI está contenta. Es que no lo sabemos.

También porque no hay periodistas allí.

Claro, no puedes ir allí. Pero no sólo periodistas deberían estar allí, también la Inteligencia. No entiendo por qué no hay infiltrados. Lo encuentro extraordinario que no haya ningún corresponsal extranjero informando desde territorio del ISIS. Sé que hay miedo a los secuestros, existe esa amenaza. Pero algún musulmán que pretenda serlo... Es que también hay cierta inhabilidad de cómo manejar esta situación en nuestro lado. No sabemos cómo hacerlo.

Porque realmente no lo entendemos.

Eso es. Por lo que, ¿de verdad la mejor solución es bombardear?