Los candidatos a la Comisión Europea combaten el populismo en su primer debate

De izquierda a derecha, el belga Guy Verhofstadt del partido de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa, el alemán Martin Schulz del partido de Socialista Europeo, la alemana Ska Keller del partido Verde Europeo y Jean-Claude Juncker de Luxemburgo por el partido Popular Europea
De izquierda a derecha, el belga Guy Verhofstadt del partido de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa, el alemán Martin Schulz del partido de Socialista Europeo, la alemana Ska Keller del partido Verde Europeo y Jean-Claude Juncker de Luxemburgo por el partido Popular Europea

El primer debate entre los candidatos a la presidencia de la Comisión Europea televisado a nivel mundial por Euronews tuvo un claro ganador anoche: la democracia. Es la primera vez en la historia de la Unión que los aspirantes a dirigir el Ejecutivo comunitario los próximos años debaten en público sus planes.

Durante 90 minutos, íntegramente en inglés, los aspirantes respondieron las preguntas de dos moderadores y un puñado de jóvenes sobre cuestiones como la economía, el euroescepticismo, las relaciones exteriores y otros asuntos el espionaje norteamericano.

Pese a la lejanía que genera la Unión Europea en las instituciones y al temor de la elevada abstención el próximo 25 de mayo, pues ya en 2009 fue del 43%, el debate de ayer generó hasta 10.000 tweets por minuto. De hecho, el hastag #EUdebate2014 consiguió ser trending topic número 1 en Alemania y número dos en Italia; pero no en España.

Además, la cita estuvo marcada por la ausencia del líder de Syriza, Alexis Tsipras, el candidato del Partido de la Izquierda Europea, al

que las encuestas dan buenos resultados por su discurso crítico contra la política de austeridad. Según ha alegado, no se le informó del evento hasta muy tarde y no podía cambiar su agenda, que incluye un recorrido por las ciudades europeas. No obstante, está previsto que Tsipras participe en el último de los cuatro debates, que también se emitirá en directo y tendrá lugar en el Parlamento Europeo el 15 de mayo.

Los cuatro candidatos del Partido Popular Europeo, Jean Claude

Juncker; el Partido Socialista, Martin Schulz; el Liberal Guy

Verhofsdtat y la líder de los Verdes Ska Keller, se enfrentaron ayer

en un formato muy "a la americana", con un escenario bien iluminado en el que los aspirantes estaban de pie ante un auditorio de 700 jóvenes reunidos en la Universidad de Maastricht. En general, el debate se hizo más ameno de lo previsto, pese a que no había euroescépticos en las tablas.

Para los habituales de Bruselas, sorprendió lo 'envarado' de Juncker, quien durante más de una década ha destilado simpatía y un fino humor inteligente en sus centenares de ruedas de prensa de madrugada al término de las reuniones del Eurogrupo.

El ex primer ministro belga Verhofsdadt fue sin duda el más dinámico, incluso a veces 'acelerado', y hizo tándem con una joven Keller que jugó fácilmente su papel de aire fresco entre los prohombres

comunitarios después de llegar en bicicleta al lugar del debate.

Al final del choque, Verhofstadt fue el más aplaudido, después de que tanto Juncker como Schulz jugaran la carta de la estabilidad y no arriesgaran en sus planteamientos.

En cuanto al fondo, destacaron pocas frases fuera de lugares comunes y argumentos mil veces repetidos. Por ejemplo, Juncker alegó respecto a la inmigración ilegal que la UE no puede abrir totalmente sus puertas. "No podemos acoger toda la miseria del mundo", manifestó.

Por su parte, el socialista recalcó que "no necesitamos una democracia que se adapta a un mercado como quiere la señora Merkel , sino más bien un mercado que sirve a la democracia". Curiosamente, Verhofstadt manifestó que su modelo de presidente de la Comisión sería Jacques Delors, que era socialista.