Los dos policías heridos en Ferguson abandonan el hospital

Agentes de policía se ponen a cubierto después de un tiroteo en el que resultaron heridos dos de sus compañeros
Agentes de policía se ponen a cubierto después de un tiroteo en el que resultaron heridos dos de sus compañeros

Dos agentes fueron heridos esta madrugada en un tiroteo frente al departamento de Policía de Ferguson (Misuri, EEUU), la ciudad donde el pasado agosto murió el joven negro Michael Brown a manos de un policía blanco

Los dos policías que resultaron heridos esta madrugada durante un tiroteo frente a la comisaría de Policía de la ciudad estadounidense de Ferguson (Misuri) han abandonado el centro médico donde fueron hospitalizados, mientras continúa la investigación y la búsqueda de los responsables.

Una portavoz del Gobierno local del Condado de San Luis explicó a Efe que los agentes han recibido el tratamiento adecuado en el hospital Barnes-Jewish, de San Luis, que no se teme por sus vidas y que ahora podrán volver a casa con sus familias.

San Luis es el condado al que pertenece Ferguson, la ciudad donde en agosto pasado murió el joven negro Michael Brown a manos de un policía blanco, en un suceso que desencadenó una ola de disturbios raciales en todo el país.

El jefe de la Policía del Condado de San Luis, John Belmar, calificó hoy en una rueda de prensa de "emboscada"el ataque contra los dos agentes y explicó que los disparos se produjeron por alguna "nefasta razón"para hacer daño a los agentes.

Una de las víctimas del ataque, de 41 años, es miembro del cuerpo de policía del condado de San Luis y fue herido en el hombro derecho.

El otro herido es un agente de la cercana ciudad de Webster Groves, del mismo condado, tiene 32 años y recibió el impacto de bala en la mejilla.

El proyectil le quedó alojado a la altura de la oreja y tuvo que ser intervenido para su extracción.

Los agentes estaban apostados frente a la comisaría de Policía de Ferguson, adonde acudieron como refuerzo ante las protestas desatadas por la tarde tras la dimisión del jefe del departamento, Thomas Jackson.

La policía está investigando los hechos y todavía no se ha identificado a ningún sospechoso, aunque diferentes medios de comunicación locales han publicado fotos de agentes tratando de entrar por el tejado en una casa de Ferguson.

Según el diario local "St. Louis Post-Dispatch", la vivienda se encuentra cerca del Departamento de Policía, han entrado varios agentes con perros y, según fuentes citadas por el periódico, dos hombres han sido sacados de la casa por la Policía.

El tiroteo se produjo esta madrugada, cuando varias decenas de personas se manifestaron frente a la comisaría policial tras la dimisión del que hasta ahora era su jefe, Thomas Jackson, después de que la semana pasada el Departamento de Justicia publicase un informe muy crítico sobre la Policía local.

El informe cuestionaba las prácticas tanto de la Policía como de las autoridades y la Justicia de esa localidad, y hacía alusión a prácticas continuadas discriminatorias de los agentes.

La renuncia de Jackson era una de las reclamaciones principales de las protestas registradas en esa localidad de Misuri tras la muerte del joven Brown, que iba desarmado, cuando fue disparado por el policía blanco Darren Wilson, exonerado de todos los cargos.