Macron decreta el «estado de emergencia económica y social» en Francia

El presidente francés se ha dirigido a la ciudadanía para anunciar un alza de 100 euros del salario mínimo y una bajadas de impuestos, entre otras medidas

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se dirige a la nación desde el Palacio Elíseo hoy, 10 de diciembre de 2018.  Efe
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se dirige a la nación desde el Palacio Elíseo hoy, 10 de diciembre de 2018. Efe

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció hoy que subirá cien euros el salario mínimo y bajará impuestos a los pensionistas y a los trabajadores, en un discurso en el que trató de responder a las demandas del movimiento de los "chalecos amarillos".

Macron reconoció que sus palabras "han herido a algunos"en el pasado y consideró justificado el descontento que han provocado las protestas, por lo que anunció un "estado de emergencia económico y social"para hacerle frente.

Macron ha comparecido en un mensaje televisado tras reunirse durante cuatro horas con sus principales ministros, los sindicatos y la patronal para explorar una solución a las revueltas que comenzaron hace un mes contra la subida del impuesto sobre los combustibles y que han ido aumentando hasta reclamar cambios profundos en política y economía.

Por lo pronto, el líder galo ha anunciado que el SMIC, el equivalente al salario mínimo español, aumentará 100 euros al mes a partir de 2019, que las horas extras serán pagadas sin impuestos ni cargas fiscales y que los jubilados que ganen menos de 2.000 euros al mes verán cancelado el aumento del CSG de este año: “el esfuerzo ha sido demasiado importante”, ha reconocido Macron.

Asimismo, ha asegurado que hará un llamamiento a las empresas para que contribuyan más al esfuerzo económico del país: “Me reuniré con ellos y tomaré decisiones la próxima semana”, ha dicho. Les ha instado a pagar las horas extra y a dar a sus trabajadores una prima de final de año, todo ello libre de gravámenes.

Respecto de la situación de emergencia que vive el país tras las movilizaciones de los últimos fines de semana, Macron ha decretado “el estado de urgencia económica y social” y ha asegurado que quiere una Francia del mérito y del trabajo en el que se puede vivir dignamente “de un salario”.