Merkel afirma su confianza en la economía china y ofrece a Alemania como socio

El primer ministro chino, Li Keqiang recibe a la canciller alemana Angela Merkel en Pekín
El primer ministro chino, Li Keqiang recibe a la canciller alemana Angela Merkel en Pekín

La canciller alemana, Angela Merkel, subrayó hoy su "confianza"en la evolución de la economía china y aseguró que su país puede continuar siendo un socio de primer orden en la profundización del desarrollo chino. "Por supuesto que tengo confianza en la economía china", afirmó Merkel en una rueda de prensa junto con el primer ministro chino, Li Keqiang, tras una reunión bilateral dentro de su visita de trabajo de dos días a este país.

Con la economía china en plena desaceleración (creció en el tercer trimestre de este año un 6,9 %, su ritmo más lento desde 2009), la jefa del Gobierno alemán subrayó su certeza en la evolución del país asiático, y señaló que el desarrollo económico de los países a menudo está tachonado "de altibajos y cambios".

Li, por su parte, afirmó que China sigue generando un tercio del crecimiento económico de todo el mundo (la ralentización global sigue siendo mayor que la china).

También insistió en que el gigante asiático sigue aumentado el volumen de sus importaciones, y que si sus compras al exterior han bajado durante los tres primeros trimestres del año se debe al menor precio de las materias primas que compra, no a una caída del volumen.

"China sigue siendo un mercado grande para todo el mundo", pero "también un motor fuerte"para la economía global, aseguró el jefe del Gobierno chino.

Ambos señalaron su esperanza en que China y la Unión Europea puedan firmar en 2016 un tratado sobre inversiones, lo que podría ayudar a la posibilidad de creación de una zona de libre comercio entre ambas potencias comerciales.

Merkel subrayó la capacidad de las empresas alemanas para cooperar con China en algunos de los sectores que más quiere desarrollar Pekín en el futuro inmediato, como el medioambiental, la industria de productos de consumo o el desarrollo de la agricultura.

La canciller repasó esos y otros sectores económicos y se esmeró en dejar claro que Alemania, con su enorme tejido empresarial, "puede ser un buen socio"para el paso del desarrollo chino a otro escalón más tecnSificado.

Merkel respaldó también la internacionalización de la moneda china, el yuan, y dentro de este proceso apoyó que el Fondo Monetario Internacional la incorpore a su divisa interna (el SDR o derechos especiales de giro).

Ambos gobernantes continuarán mañana sus reuniones en Hefei (provincia de Anhui), la ciudad natal de Li, quien destacó que será "la primera vez"que acoge a un dirigente extranjero fuera de Pekín, lo que "demuestra que las relaciones"entre los dos países y entre los dos dirigentes "van muy bien".

En Hefei tendrá lugar una nueva reunión de la Comisión Económica Alemania-China, con participación de dirigentes de grandes empresas de ambos países.

Li y Merkel firmaron hoy una serie de acuerdos económicos, entre los que destaca la venta de 130 aviones comerciales del consorcio europeo Airbus por valor de 17.000 millones de dólares (15.500 millones de euros). efe