Michel Yotodia será presidente de la República Centroafricana

El líder de la alianza rebelde Séléka, Michel Yotodia, será el presidente de la República Centroafricana y mantendrá el Ejecutivo salido del acuerdo de paz de enero, aunque con algunas modificaciones. El presidente derrocado, Franois Bozizé, está en Camerún.

El líder de la alianza de grupos rebeldes Séléka, Michel Yotodia, será el presidente de la República Centroafricana y mantendrá el Ejecutivo salido del acuerdo de paz del pasado mes de enero, aunque realizará algunas modificaciones en el gabinete. El presidente derrocado, Franois Bozizé, se encuentra en Camerún a la espera de poder trasladarse a otro país.

"El actual primer ministro continúa en el cargo y el Gobierno será ligeramente modificado", ha explicado un portavoz de Séléka, Eric Massi, en conversación telefónica con Reuters. "Bangui está bajo nuestro control y en calma pero tenemos cosas que hacer sobre el terreno en términos de seguridad. Los saqueos deben terminar", según ha informado este portavoz de los sublevados.

Yotodia había sido nombrado vice primer ministro en el acuerdo de paz del pasado mes de enero, firmado en la capital de Gabón, Libreville, donde se estableció la constitución de un gobierno de unidad compuesto por líderes rebeldes, opositores civiles y seguidores de Bozizé.

Los rebeldes de Séléka han acusado a Bozizé de haber incumplido el acuerdo de paz y retomaron el pasado jueves las hostilidades contra el Gobierno, logrando hacerse con el control de la capital del país, Bangui, el domingo pasado.

"Respetaremos el Acuerdo de Libreville: una transición política de dos a tres años antes de elecciones", ha asegurado el portavoz, tras confirmar que el primer ministro, Nicolas Tiangaye, un exabogado y miembro de la oposición civil, sigue en el cargo.

Tanto la ONU como la Unión Africana han condenado la toma del poder por parte de Séléka, mientras que Estados Unidos, Francia y Chad han instado al líder de los rebeldes a respetar los términos del Acuerdo de Libreville.

Bozize está en Camerún

El Gobierno de República Democrática del Congo (RDC) rechazó el domingo la entrada en el país del depuesto presidente centroafricano, Franois Bozizé, que finalmente ha recalado en Camerún y se encuentra a la espera de que un tercer país le ofrezca asilo, según fuentes consultadas por la cadena Radio France Internacional (RFI). Las autoridades congoleñas sí han aceptado la entrada en el país de la familia del mandatario centroafricano, según el portavoz del Ejecutivo de la RDC, Lambert Mendé.

Los familiares fueron trasladados inicialmente desde Kinshasa a la localidad de Zongo y, posteriormente, hacia otra ciudad de la provincia de Ecuador, según informaciones recogidas por Radio France International.

Bozizé, por su parte, siguió hacia Camerún. La Presidencia camerunesa ha informado de la presencia del mandatario de República Centroafricana, si bien ha matizado que sólo se encuentra en el país "mientras busca otro país en el que solicitará refugio".

"Esto es para informar a los ciudadanos y a la comunidad internacional que el presidente derrocado de República Centroafricana, Franois Bozizé, está actualmente en Camerún, mientras busca otro país en el que solicitará refugio", ha informado el secretario general de la Presidencia, Ferdinand Ngoh Ngoh.

Bozizé abandonó el palacio presidencial al menos media hora antes de que los rebeldes de Séléka lanzaran el asalto final contra el recinto, según reveló la Presidencia tras su huída. El presidente y su entorno fueron trasladados mediante un helicóptero a una residencia en Kadey, en el este de Camerún.

Bajas en el Ejército de Suráfrica

Al menos trece soldados sudafricanos han muerto y otros 27 han resultado heridos durante los combates contra las fuerzas rebeldes en la República Centroafricana, el mayor número de bajas que ha sufrido el Ejército del país desde el fin del apartheid, según ha anunciado este lunes el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma.

Zuma ha asegurado que el número de bajas, no interferirá en los deseos de Pretoria de convertirse en una potencia regional. "Es un momento triste para nuestro país", se ha lamentado el presidente sudafricano, que ha añadido que un soldado permanece desaparecido.

"Las acciones de estos bandidos no nos disuadirán de nuestra responsabilidad de trabajar por la paz y la estabilidad en Africa", ha afirmado Zuma. Por ello, el Consejo (de Paz y Seguridad) de la Unión Africana ha decidido suspender con efecto inmediato a República Centroafricana como miembro, y ha impuesto también prohibiciones de viaje y congelación de bienes a sus líderes.

"El Consejo ha decidido suspender con efecto inmediato a República Centroafricana de todas las actividades de la Unión Africana", ha señalado el comisario para la Paz y la Seguridad de la UA, Ramtane Lamamra, en declaraciones en Addis Abeba, donde el organismo tiene su sede.

La ONU y la UE no aceptan el golpe

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha condenado el golpe de Estado, al tiempo que ha instado a "restaurar rápidamente el orden constitucional".

Ban ha llamado al "respeto del imperio de la ley"en República Centroafricana y ha reiterado que los Acuerdos de Libreville, negociados por los jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad Económica de Estados de Africa Central (CEEAS), sigue siendo el marco más viable para garantizar una paz y una estabilidad duraderas".

El jefe de la ONU también ha expresado su preocupación por los informes sobre graves violaciones de los Derechos Humanos, y lamenta la "grave situación de seguridad en la capital centroafricana, Bangui, que está siendo escenario de numerosos saqueos, incluidos contra las propiedades de Naciones Unidas".

En este contexto, ha subrayado que el enviado especial de la Secretaría General de la ONU a República Centroafricana "seguirá trabajando estrechamente con los aliados de Naciones Unidas, incluidos la CEEAS y la Unión Africana (UA), para solucionar la crisis".

Por otra parte, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha dejado claro que "el cambio de Gobierno por la fuerza y en violación de la Constitución es inceptable", y ha instado a todas las partes a dialogar con vistas a lograr "una solución pacífica"sobre el terreno.

La alta representante ha instado "a todas las partes a implicarse en un diálogo y a actuar en el marco del Acuerdo de Libreville del 11 de enero de 2013 para encontrar una solución pacífica"dada la importancia de dicho acuerdo para "superar las crisis recurrentes"en el país, y ha dejado claro que el Gobierno de unidad nacional previsto en Libreville es "la única entidad representativa reconocida por todos".

Dada la gravedad de la crisis, Ashton ha instado también a la Comunidad Económica de Estados del Africa Central y a la Unión Europea en cooperación "estrecha"con la comunidad internacional a "trabajar rápidamente con todas las partes para superar la crisis actual".

La jefa de la diplomacia europea ha subrayado su preocupación "por la posible degradación de la situación humanitaria en el país"y por ello ha instado a "todos los grupos armados a respetar y a proteger a las poblaciones civiles, así como a respetar el Derecho Humanitario Internacional y las actividades de las organizaciones humanitarias".