África

Mugabe ignora a su partido y fuerza un «impeachment»

El enrocamiento del dictador africano obliga a su formación ZANU-PF a iniciar un proceso de destitución en el Parlamento de Zimbabue

Robert Mugabe, en su última aparición pública el pasado día 17
Robert Mugabe, en su última aparición pública el pasado día 17

El enrocamiento del dictador africano obliga a su formación ZANU-PF a iniciar un proceso de destitución en el Parlamento de Zimbabue.

La Unión Nacional Africana de Zimbabue (ZANU-PF), el que fue hasta el domingo el partido del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha anunciado que pondrá en marcha hoy una moción de censura contra el nonagenario dirigente. La decisión se conocía después de que expirara ayer el plazo otorgado a Mugabe para que presentara su dimisión, pero el presidente, todavía en el cargo, decidió aferrarse al poder. Además, este anuncio se produjo un día después de que el partido decidiera apartar a Mugabe de la dirección de la formación política que él mismo fundó y lideró desde la independencia del país de Reino Unido hace 37 años.

El comité Central del ZANU-PF ha propuesto a Emmerson Mnangagwa, alias «el cocodrilo», como sucesor de Mugabe en la presidencia del país, quien fue destituido hace 10 días de ese mismo cargo por el propio Mugabe. Mnangawa ha mantenido desde entonces un pulso al presidente y cuenta con el favor de la mayoría del Ejército. De hecho, ayer, el jefe de las Fuerzas Armadas, Constantine Chiwenga, anunció que Mugabe se reunirá próximamente con Mnangagwa, quien volverá al país «pronto» al país. Chiwenga destacó que las negociaciones con Mugabe han transcurrido «en un ambiente de respeto mutuo» y que «se han dado muchas garantías».

Pese que Mugabe tiene los días contados, el mandatario todavía cuenta con un relativo apoyo que le ha mantenido aguantar en el cargo peses al golpe de Estado. Sin embargo, su «impeachment» es una señal de que su salida está cerca. Para el proceso de destitución del nonagenario, el partido gubernamental cuenta con los dos tercios del Parlamento que se necesitan para llevar a cabo la moción. Asimismo, la posible participación del partido opositor, Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), podría dar un gran impulso al proceso.

De manera paralela a la reunión de ZANU-PF, el presidente zimbabuense, que lleva en arresto domiciliario desde el 14 de noviembre, cuando las Fuerzas Armadas se hicieron con el poder, ha convocado hoy a su gabinete en la Casa del Gobierno, según informó el jefe del gabinete y el propio gabinete.

Entretanto, el Ministro de Educación Superior, Jonathan Moyo, uno de los principales aliados de la primera dama, Grace Mugabe, informó ayer a través de su cuenta de Twitter que se encontraba fuera del país. «En estos momentos difíciles, quiero informar a mi familia y amigos de que estoy relativamente bien fuera del país, que no se preocupen», alertaba el mensaje publicado en la red social, que fue borrado al poco rato de ser publicado. Sin embargo y tal como asegura la familia del ministro, su cuenta ha sido víctima de un hackeo, «Jonathan se encuentra perfectamente y está en Zimbabue, nunca salió del país».

Zimbabue vive desde hace días una profunda crisis política, en la que se han producido protestas donde miles de personas tomaron las calles de la capital de Harare pidiendo la dimisión de Mugabe. Por su parte, Patrick Zhuwao, sobrino del presidente y que se encuentra escondido en el país vecino, aseguró que «tanto Mugabe como su mujer Grace, morirán por lo que creen que es correcto». «No se puede despedir al líder de la Revolución» denunciaba por su parte el hijo del presidente.