Obama, con el Dalai Lama pese a las advertencias de China

El presidente estadounidense, Barack Obama, se ha reunido hoy con el líder espiritual del budismo tibetano, el Dalai Lama, pese a las advertencias de Pekín de que esta visita podría "dañar gravemente"las relaciones entre ambos países.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se ha reunido este viernes con el líder espiritual del budismo tibetano, el Dalai Lama, pese a las advertencias de Pekín de que esta visita podría "dañar gravemente"las relaciones entre ambos países. La reunión privada ha durado alrededor de una hora, aunque el Dalai Lama, que obtuvo el Premio Nobel de la Paz, no ha sido visto por ninguno de los fotógrafos de la Casa Blanca a su entrada o salida del recinto.

Esta es la tercera vez que Obama se reúne con el Dalai Lama, considerado por la Casa Blanca como un "líder religioso y cultural internacionalmente respetado". Los anteriores encuentros tuvieron lugar en febrero de 2010 y julio de 2011.

Sin embargo, la reunión se ha celebrado en la Sala de Mapas, lo que supone una pequeña concesión a las autoridades chinas. Esta habitación es un lugar histórico de la residencia presidencial, pero menos significativo que el Despacho Oval.

China ha calificado al Dalai Lama como un "lobo con piel de cordero"que pretende utilizar la violencia para conseguir la independencia del Tíbet. Por su parte, el líder espiritual mantiene que sólo pretende la autonomía de la región y niega hacer llamamientos para el uso de la violencia.

Estados Unidos reconoce el Tíbet como parte de China y no respalda su independencia, aunque sí apoya una mayor autonomía de la región y ha instado a las autoridades chinas a mantener conversaciones con el Dalai Lama.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, ha afirmado que Estados Unidos está "preocupado"por las continuas tensiones y el "deterioro"de la situación de los Derechos Humanos en las zonas tibetanas.

La reunión entre Obama y el Dalai Lama ha tenido lugar menos de una semana después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, haya realizado una visita a China. Se desconoce si durante la misma ya advirtió a las autoridades de la visita del líder espiritual.

China y Estados Unidos están incrementando su relación de interdepencia y han cooperado en varios asuntos internacionales como Irán y Corea del Norte. Por ello, pese a que la visita del Dalai Lama se realizó discretamente y la noche antes de que tuviese lugar, las autoridades chinas han mostrado su fuerte oposición.

La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, ha afirmado que el encuentro "podría suponer una grave interferencia"en los asuntos internos de china y que es una "grave violación"de las normas de las relaciones internacionales.

"Dañará gravemente las relaciones chino-estadounidenses. Instamos a Estados Unidos a tomar en serio las preocupaciones chinas y cancelar inmediatamente los planes para que el líder estadounidense se encuentre con el Dalai, que no proporcione ni facilite una plataforma para las actividades separatistas en Estados Unidos", ha subrayado.