Open Arms acusa a Libia de dejar morir ahogados a un niño y a una mujer

Salvini prohíbe a sus barcos atracar en puertos italianos: «Los verán en postal».

Salvini prohíbe a sus barcos atracar en puertos italianos: «Los verán en postal».

Las aguas del mar Mediterráneo siguen cobrándose vidas inocentes día tras día. Historias desgarradoras de seres humanos que arriesgan todo lo que tienen para huir de un pasado y un presente inhumanos. La ONG española Proactiva Open Arms encontró ayer a un niño pequeño y una mujer muertos y rescató con vida a otra migrante entre los restos de una pequeña embarcación hundida a 80 millas de las costas de Libia. «La Guardia Costera libia anunció que había interceptado un bote con 158 personas a bordo y había proporcionado asistencia médica y humanitaria. Lo que no dijeron fue que dejaron a dos mujeres y un niño y hundieron el barco porque no querían subirse a las patrulleras libias», relató el fundador de la ONG, Óscar Camps, en Twitter. Camps denunció la «omisión de socorro» de los llamados guardacostas libios que no acudieron a salvarles. Él lo tiene claro y culpa a Italia de «alistar asesinos para matar» a raíz del pacto acordado con Libia para devolver a los migrantes que lleguen a los puertos italianos.

«Todo esto es consecuencia de contratar a milicias armadas para hacer creer al resto de Europa que Libia es un Estado, un Gobierno y un país seguro», añadió Camps. Matteo Salvini, el ministro del Interior transalpino, no dudó en contestar a la ONG española, a la que acusó de mentir. «Mentiras e insultos de cualquier ONG confirman que estamos en lo cierto: reducir las salidas y los desembarcos se traduce en menos muertos». Salvini aseveró que no les permitiría atracar más en Italia. «Que se ahorren dinero y tiempo, los puertos italianos los verán en postal».

Los migrantes huyen con pavor del país africano que se ha convertido en un foco de violación de los derechos humanos. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que más de 400.000 migrantes están expuestos a las calamidades de las mafias costeras. Y es que los abusos y las violaciones a las que se enfrentan se han convertido en algo común en Libia. Sólo el lunes pasado fallecieron ocho personas por inhalar gases tóxicos en el interior de un camión frigorífico donde fueron encerrados en con cien migrantes más.

Proactiva Open Arms seguirá, no obstante, con su empeño de salvar vidas inocentes, con dos buques que actualmente son los únicos pertenecientes a ONG que se encuentran en el Mediterráneo. Poner fin a un drama que ha tambaleado a Europa y que cada día parece más dificil de enmendar. Miles de vidas se desvanecen en sus intentos de alcanzar a una Europa que les niega ahora la bienvenida.