Pérez Molina se enroca y se niega a dejar la presidencia de Guatemala

La Razón
La RazónLa Razón

Tras las masivas protestas que recorrieron todo el país pidiendo la dimisión del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, acusado de liderar una trama corrupta, el mandatario aseguró que rechaza las acusaciones de corrupción contra él y que afronta la petición de antejuicio para retirarle la inmunidad porque considera que es la única forma de garantizar las elecciones del próximo 6 de septiembre. «Aquí debe haber elecciones. Por eso me dispuse a someterme al proceso de antejuicio para que esto permita que se celebren los comicios y que los guatemaltecos tengan la oportunidad de expresarse». La petición de antejuicio se tramita en el Congreso, que integró este miércoles una comisión para evaluar si hay indicios o no para retirar la inmunidad al mandatario. Se necesitan 105 votos de los 158 diputados del pleno para que el mandatario pueda ser investigado. Pérez Molina, quien ha evitado comparecer ante la Prensa desde el pasado viernes cuando fue acusado por la Fiscalía y un ente de la ONU de liderar la red de corrupción «La Línea» afirma que no se está «escondiendo» y que su «carácter» es «dar la cara». Rechazó los rumores sobre su dimisión o su salida del país y mantuvo, de manera firme, su postura de seguir en la presidencia para afrontar el proceso de investigación. P. Pernas/Efe