El Gobierno autoriza que el «Open Arms» atraque en Barcelona

El buque Open Arms de la ONG española Proactiva Open Arms ha recibido autorización del Gobierno para desembarcar en Barcelona a los 59 migrantes rescatados a la deriva en el Mediterráneo.

Los migrantes celebran su rescate ya a bordo del barco de la ONG española Proactiva / Ap

El buque Open Arms de la ONG española Proactiva Open Arms ha recibido autorización del Gobierno para desembarcar en Barcelona a los 59 migrantes rescatados a la deriva en el Mediterráneo.

La guerra dialéctica entre la ONG española Proactiva Open Arms y el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, había llegado tan lejos que cuando el equipo de rescate de la organización avistó ayer una barca a la deriva ni siquiera se molestó en intentar atracar en Italia. Proactiva rescató a 60 migrantes en el Mediterráneo y puso rumbo con ellos hacia el norte, según señaló a este diario la portavoz de la ONG, Laura Lanuza. El Ejecutivo de Pedro Sánchez autorizó a última hora de ayer que el barco atraque en Barcelona tras mediar por parte del buque una petición a través de Salvamento Marítimo. El puerto de la capital catalana, cuya alcaldesa Ada Colau ya se había ofrecido a recibirles, fue elegido por la ONG.

Como viene siendo habitual, Salvini indicó que la ONG había procedido por cuenta propia y que Italia no les daría permiso para atracar. «La ONG con bandera española se ha lanzado hacia una embarcación antes de la intervención de una patrullera libia y con toda prisa ha embarcado a unos 50 inmigrantes a bordo», escribió en Facebook.

El vicepresidente italiano reclamó que fueran a parar a Malta, por ser el territorio más cercano, pero el Gobierno maltés acusó a Salvini de mentir, al considerar que el rescate se produjo entre Libia y la isla italiana de Lampedusa. Tanto Malta como Italia han activado procedimientos para que las ONG ni siquiera pueda realizar labores logísticas en sus puertos. El caso ha abierto una brecha también en el seno del Gobierno italiano, ya que el presidente de la Cámara de Diputados, Roberto Fico, del Movimiento 5 Estrellas, pidió que «no se cerraran los puertos».

Mientras, el fundador de Proactiva, Oscar Camps, que se encuentra a bordo del barco, aseguró en Twitter que «no murieron 60 personas». «No son negras, ni blancas, ni turistas, ni migrantes, son náufragos, vidas en peligro de muerte. Tenemos una obligación: proteger su vida», añadió. Camps había acusado el día anterior a Italia de provocar la muerte de un centenar de personas en otro naufragio. A Proactiva le habían negado también acercarse a Italia para repostar, por lo que tendrían el combustible justo para llegar hasta España. A bordo del velero Astral, también de la ONG y que navega en paralelo a la otra embarcación, hay cuatro eurodiputados. Javier López, del PSOE, indicó en Twitter que entre los rescatados hay cuatro menores, de los cuales dos no van acompañados.