Putin anuncia el fin del gasoducto South Stream y apuesta por Turquía

Rusia enterró hoy el controvertido proyecto del gasoducto "South Stream", con el que pretendía abastecer a países europeos con gas natural a través del mar Negro sin la necesidad de pasar por Ucrania, y anunció que apuesta por Turquía.

Rusia enterró hoy el controvertido proyecto del gasoducto "South Stream", con el que pretendía abastecer a países europeos con gas natural a través del mar Negro sin la necesidad de pasar por Ucrania, y anunció que apuesta por Turquía como país de tránsito y destino para su gas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, de visita hoy en Turquía, manifestó en una rueda de prensa en Estambul que "bajo las circunstancias actuales"el proyecto no puede continuar.

"Si Europa no quiere realizar (el gasoducto) entonces no será realizado", aseveró el presidente ruso en referencia a presiones ejercidas por la Unión Europea (UE).

Mientras, Alexei Miller, el presidente del consorcio estatal ruso de gas natural Gazprom, confirmó hoy en Ankara que el proyecto ha sido "clausurado", por lo que calificó el "bloqueo de la UE".

Putin y Miller hacían así referencia a la suspensión de las obras de South Stream en Bulgaria, anunciada en junio pasado y puesta en práctica en las últimas semanas tras recibir fuertes presiones de la Comisión Europea.

El presidente ruso recordó hoy que ese país balcánico, durante la época comunista el más fiel aliado de la entonces Unión Soviética, dejará sin ingresar cada año unos 400 millones de euros, que habrían sido generados por el paso del gas por su territorio.

"(Suspender el proyecto) no beneficia a su economía, pero la decisión es suya. Si Bulgaria fuera un país soberano, deberían pedir a la UE que cubra los perjuicios de esta decisión", dijo Putin,

"Para nosotros no tendría sentido construir el gasoducto hasta la frontera búlgara y dejarlo ahí", agregó el presidente ruso.

El proyecto se convirtió en un asunto de controversia con la crisis en Ucrania, ya que South Stream circunvala ese país del este de Europa al tiempo que aumenta la dependencia europea del gas ruso.

No obstante, varios países comunitarios, como Italia, Austria, Croacia, Eslovenia y Hungría, participan en el proyecto, liderado por Gazprom.

La petrolera austríaca OMV, por ejemplo, aprovechó una visita de Putin a Viena en mayo pasado, en medio de la crisis ucraniana, para firmar un acuerdo para prolongar el gasoducto ruso hasta la república alpina.

South Stream, un proyecto que iba a costar unos 16.000 millones de euros, nació en 2012 como rival de "Nabucco", otro gasoducto que, bajo el liderato de OMV, iba a transportar gas desde el mar Caspio a Europa sin pasar por Rusia, pero también está paralizado.

El plan de South Stream preveía enviar unos 63.000 millones de metros cúbicos desde Rusia a los países de la UE, a través de las aguas territoriales turcas en el mar Negro, evitando así Ucrania.

La construcción iba a correr a cargo de empresas mixtas creadas por Gazprom con sus socios en Bulgaria, Serbia, Hungría, Grecia, Croacia, Eslovenia y Austria.

La longitud total del gasoducto se calculaba en 2.380 kilómetros, con un tramo de 1.455 kilómetros entre la ciudad portuaria búlgara de Varna y el norte de Italia, atravesando Serbia, Hungría y Eslovenia.

Sin embargo, la Comisión Europea consideró que el proyecto socavaba normas europeas sobre energía y adjudicación de contratos públicos.

El tramo búlgaro de South Stream estaba previsto de comenzar a construirse a finales de este año con el objetivo de bombear gas natural a través del mar Negro a Bulgaria y otros países de Europa.

Aprovechando su estancia en Turquía, Putin prometió hoy a ese país que Rusia seguirá cubriendo sus necesidades energéticas.

El flujo de gas natural por el gasoducto Blue Stream, que conecta los dos países a través del mar Negro, aumentará en 3.000 millones de metros cúbicos anuales, precisó el presidente ruso.

Putin sugirió que podría construirse un segundo gasoducto y establecerse un centro de distribución gasística en Turquía, cerca de la frontera griega, para dar servicio a los países del sur de Europa.

"Si se considera adecuado, podría construirse una estación de distribución de gas en la frontera entre Grecia y Turquía para dar servicio a los países del sur de Europa. Pero claro, esto es un tema distinto", dijo Putin.

Según detalló poco después Alexei Miller, Gazprom tiene ya previsto construir un nuevo gasoducto de Rusia a Turquía, con una capacidad de 63.000 millones de metros cúbicos, la misma prevista para South Stream, señala la web turca "Enerjiport".

El centro de distribución mencionado por Putin podría tener una capacidad de 50.000 millones de metros cúbicos, agregó.

Para este plan, Rusia formará un nueve ente jurídico, dijo el presidente de Gazprom.

Este nuevo proyecto podría entroncar con el del "Transadriático", un gasoducto proyectado que llevará el gas del Mar Caspio -sobre todo de Azerbaiyán y Turkmenistán- a través de Anatolia, Grecia y varios países balcánicos a Italia, y que se entiende como un reemplazo de "Nabucco".