Actualidad

¿Qué dice la calle sobre el acuerdo de Boris Johnson?

Parliament Square se ha convertido en punto de peregrinaje para los que están a favor y en contra del Brexit.

Publicidad

Los alrededores del Parlamento británico son siempre un buen lugar para tomar el pulso a la sociedad británica sobre el Brexit. Desde que se celebrara el referéndum el 23 de junio de 2016, Parliament Square se ha convertido en punto de peregrinaje para los que están a favor y en contra del Brexit. Cuando se produce algún acontecimientos significativo, como fue la suspensión del Parlamento seguido de su reapertura, el número de ciudadanos en los alrededores aumenta, mientras que el resto de días hay pequeños grupos que acuden con sus pancartas ‘Stop Brexit’ o ‘We voted out’ (Votamos salir), que acompañan a las banderas de Reino Unido y la Unión Europea, convertidas ya en mobiliario permanente.

Ros Chappel, que está en contra del Brexit y todavía piensa que hay opciones para revocar el Artículo 50 con el que se inició el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea en marzo de 2017, se ha acercado hasta el Parlamento porque al enterarse de que Boris Johnson había conseguido un acuerdo, sintió que “la hora de la verdad” se acercaba. Ros cree que “el nuevo acuerdo supondrá un Brexit muy duro. Está intentando colar un trato porque necesita que se llegue a un acuerdo antes del 31 de octubre”. Para esta inglesa, la solución “es bastante simple. Tenemos que quedarnos dentro de la UE. No hay un acuerdo tan bueno como el que ya tenemos. El referéndum no ocurrió porque nadie pensara que el Brexit era bueno para el país sino porque el partido conservador estaba dividido y David Cameron pensó que si celebraba un referéndum, la permanencia ganaría y terminaría la división”.

Publicidad

Publicidad

Unos metros no muy lejos de ella, se encuentra Eleanor Dobson, una profesora que sujeta una pancarta que reza ‘Brexit, not Brino (Brexit solo en el nombre)’, haciendo referencia al acuerdo de Theresa May y que el tory euroescéptico Jacob Rees-Mogg empezó a llamar ‘Brino’ porque consideraba que su tratado implicaba dejar la Unión Europea solo en papel.

Eleanor ha afirmado que estaría sorprendida “si Boris Johnson hubiera conseguido un acuerdo decente”. No cree que vaya a conseguir los apoyos necesarios y no quiere que haya más extensiones de las negociaciones. “Tenemos que irnos el 31 de octubre. Esto es ridículo. ¿Qué se puede hacer entre ahora y enero que no hayan hecho en los últimos tres años?”.

Publicidad

Eleanor no quiere saber nada de la Unión Europa, a pesar de que su padre es holandés y su madre polaca. Reconoce que podría tener pasaporte europeo pero no lo quiere. Lo que quiere es decir adiós a la Unión Europea. “Estoy harta. Solo quiero irme. Sin acuerdo, y ya”.

Samuel Jack también es probrexit y acude a la explanada que hay fuera del Parlamento desde enero de este año. “Al menos una o dos veces en semana me paso por aquí para recordar a los políticos que no hemos cambiado de opinión”.

Samuel, que votó a favor del Brexit y quiere una salida acordada, cuenta que cuando se enteró de que se había llegado a un acuerdo se emocionó un poco, pero esa emoción se le fue rápidamente. “Hemos visto como en los últimos tres años y medio otros políticos intentaron que se cumpliera nuestro Brexit de muchas maneras diferentes (el acuerdo de Theresa May fue rechazado tres veces por el Parlamento), pero ninguna ha funcionado. ¿Por qué debería creer que ahora va a ser diferente?”.

Helen Mcilroy, sin embargo, sintió un poco de ambivalencia cuando se enteró de la noticia. Sospecha que “este nuevo trato va a ser malas noticias para Reino Unido, pero por otra parte, un no acuerdo es peor”. Helen se ha pasado estos años participando en varias protestas y escribiendo al diputado de su circunscripción de Sheffield, en el norte de Inglaterra, para que evite un divorcio con Bruselas.

Esta inglesa tiene la esperanza de que la Cámara de los Comunes vote en contra del acuerdo que propone Boris Johnson y apela a que se revoque el artículo 50. “Es la única manera de poner fin a este lamentable asunto y de preservar lo que podamos de nuestra economía, y la poca dignidad que nos queda después de todo lo que ha pasado”.

Helen seguirá de cerca lo que pase este sábado cuando los diputados británicos se reúnan para votar el acuerdo de Boris Johnson y asegura que estará en la marcha que ha convocado People’s Vote bajo el lema ‘Juntos para la última palabra’. Se espera sea una de las protestas más multitudinarias y culminará, una vez más, en la explanada enfrente del Parlamento.