Javier Solana: "Debemos volver a los orígenes, al germen de la UE"

Importantes especialistas de la realidad europea debaten sobre el futuro de los 27.

El exsecretario general de la OTAN Javier Solana durante un momento de su intervención. Foto: Cristina Bejarano
El exsecretario general de la OTAN Javier Solana durante un momento de su intervención. Foto: Cristina Bejarano

Importantes especialistas de la realidad europea debaten sobre el futuro de los 27.

El emblemático Espacio Bertelsmann de Madrid, anterior Centro Cultural del Círculo de Lectores, acogió ayer a cinco destacadas figuras del panorama europeo para debatir y reflexionar sobre el futuro de la UE y las amenazas a las que se enfrenta. Bajo el lema «Diálogo para un futuro mejor», la Fundación Bertelsmann pretende impulsar principalmente dos líneas de actuación: el empleo juvenil y los diálogos internacionales. Y precisamente el diálogo internacional se abordó ayer en el debate «Europa, ¿quo vadis?».

Los encargados de presentar a los ponentes y abrir el debate fueron el vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, Francisco Belil, el director de la Representación de la Comisión Europea en España, Francisco Fonseca Morillo, y el director de LA RAZÓN, Francisco Marhuenda, quien dio la bienvenida a todos remarcando «la importancia de reflexionar sobre temas de futuro».

En este sentido, el ex secretario de general de la OTAN y ex alto representante para la UE, Javier Solana, recordó que la visión de futuro está marcada «el optimismo», y como ejemplo aludió a la alta participación en las elecciones europeas. «Deberíamos estar más contentos de lo que normalmente estamos cuando hablamos de las europeas porque los resultados han sido buenos para lo que podíamos esperar. Es cierto que la antigua coalición ha desaparecido, pero esto no tiene por qué ser algo malo». Solana hizo hincapié en la importancia de enviar al Parlamento Europeo a personas entregadas y con posibilidades de ser grandes líderes. «Debemos volver a los orígenes de ese germen de la UE que un día se creó con la mayor ilusión».

En la definición de la estrategia de seguridad comunitaria subrayó como algo esencial que «la UE quiere tener autonomía estratégica». «En el mundo en el que vivimos el papel de la UE es muy importante. La suma de bilateralidades no consigue una unilateralidad. Todos debemos hacer un esfuerzo y entender que los problemas globales solo se pueden defender desde una posición unilateral».

Como ejemplos citó la guerra de Siria y el problema de los refugiados. «Debemos seguir reflexionando sobre cómo gestionar esta crisis y negociar más con los países africanos para resolver el problema».

Después llegó el turno de Isabell Hoffmann, investigadora de la Bertelsmann Stiftung y fundadora de la joven plataforma Eupinions, quien mostró los primeros resultados del proyecto en España, que revelan que, en un escenario tremendamente agitado por los numerosos acontecimientos políticos actuales, los españoles en particular son mucho más positivos con respecto a la política que el resto de Europa. Los resultados de la investigación indican que la actitud de los ciudadanos con respecto a la política no es tan euroescéptica como pensamos. «Cuando preguntamos a los encuestados por principios, la gente está muy a favor de la Unión Europea», indicó Hoffmann. «Sin embargo, cuando preguntamos sobre la política europea actual es cuando la mayoría no cree que se esté llevando a cabo una política de manera correcta ni tiene expectativas de que vaya a mejorar», añadió.

Otros expertos respondieron después a la pregunta sobre cuál el mayor reto al que se enfrenta ahora Europa. Hoffman aludió a la importancia de que la UE cumpla sus promesas: «Uno no puede prometer unidad en un mundo cada vez más agitado, sino que hay que demostrar esa unidad».

El investigador del Real Instituto Elcano, Salvador Llaudes, afirmó que «EE UU es una de las grandes potencias más amenazantes para la UE», a pesar de que «siempre hemos creído que sería nuestro gran aliado». El director del CIDOB, Pol Morillas, resaltó que «los ciudadanos quieren participar cada vez más en las políticas europeas», mientras que el director del ECFR Madrid, José Ignacio Torreblanca, señaló que «la sociedad se ha movilizado porque ha visto que había cosas en riesgo», en alusión al auge de los populismos en Europa y la alta participación en las elecciones.

Otro de los temas clave que salió en el debate fue el problema de la contaminación medioambiental y el cambio climático, respecto al que se debatió ayer en la cumbre de Bruselas. En este sentido, Javier Solana indicó que «París fue un ejercicio realmente constructivo».