Internacional

Teherán se declara dispuesto a hablar con Arabia Saudí, con o sin mediación

Inesperado gesto de la república islámica hacia su gran enemigo

Inesperado gesto de la república islámica hacia su gran enemigo

Publicidad

Tras el nuevo incidente vivido en el Golfo este pasado viernes, el Gobierno de Irán se ha declarado preparado para mantener conversaciones con su archienemigo regional, Arabia Saudí, con la ayuda o sin la ayuda de la mediación internacional, según ha asegurado el Ministerio de Exteriores de la república islámica antes de la visita a Teherán del primer ministro de Pakistán, Imran Jan, encargado de interceder entre ambos países por encargo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. “Irán ya ha anunciado que siempre está dispuesto a hablar con sus vecinos, con mediación o sin ella”, ha declarado el portavoz del Ministerio de Exteriores, Abas Musavi, en declaraciones a la cadena estatal de radio y televisión IRIB. En los mismos comentarios, Musavi ha declarado no tener conocimiento que Jan tenga intención de presentarse como mediador ante las autoridades iraníes durante su visita a Teherán, que comenzará este domingo.

El Ministerio de Exteriores iraní ha manifestado que hablará con Arabia Saudí siempre y cuando el reino árabe “deje de matar gente” en la operación militar liderada por los saudíes contra la insurgencia huti de Yemen, a su vez respaldada por la república islámica, en la guerra civil yemení, informa Ep.

Publicidad

El primer ministro paquistaní ha emprendido esta ronda después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le pidiera que ejerciera como mediador tras el ataque del pasado 14 de septiembre a dos refinerías de la petrolera estatal saudí Aramco.

Publicidad

Irán ha negado toda vinculación con estos incidentes, cuya responsabilidad han asumido exclusivamente los rebeldes hutis.

“Arabia Saudí es un socio estratégico e Irán es un amigo y vecino. Esperamos arreglar a través del diálogo cualquier tipo de malentendidos entre dos países musulmanes al fin y al cabo”, explicó esta semana el ministro de Exteriores de Pakistán.

Llamada de socorro a las autoridades saudíes

Las autoridades saudíes informaron hoy de que el viernes recibieron un mensaje del petrolero iraní “Sabiti” que fue supuestamente atacado cerca de la ciudad de Yeda, en la costa occidental del reino, pero que cuando intentaron prestar ayuda al buque este había desconectado sus sistemas de comunicación.

Publicidad

Un portavoz de la Dirección General de la Guardia de Fronteras saudí dijo a la agencia oficial de noticias, SPA, que a las 11:47 horas local (08:47 GMT) del viernes la estación costera de Yeda informó de que había recibido un mensaje del capitán del buque iraní Sabiti, situado frente a las costas saudíes en el mar Rojo. En ese mensaje, el capitán comunicó que el buque había sufrido una “ruptura” en su parte delantera, lo que provocó un derrame del petróleo que transportaba.

Sin embargo, según SPA, cuando las autoridades saudíes se pusieron en contacto con el petrolero para “proporcionarle la asistencia necesaria”, la embarcación había proseguido la navegación y se situaba ya a unas 67 millas náuticas al suroeste del puerto de Yeda. Asimismo, el petrolero había inhabilitado el sistema de seguimiento por radar y no atendía las llamadas de la Guardia Fronteriza saudí, agregó su portavoz a la agencia estatal, que no identificó al responsable.

El Gobierno iraní confirmó ayer que el buque había sufrido ataques cerca de la ciudad saudí de Yeda y que se habían llevado a cabo “desde un lugar cercano de su corredor de paso en el este del Mar Rojo”, responsabilizando a los autores del ataque del vertido de petróleo provocado.

El portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, Abas Musaví, aseguró que la situación del petrolero está bajo control y que “las investigaciones sobre los detalles y los autores de este movimiento peligroso continúan”, según la agencia oficial iraní de noticias IRNA. El petrolero, operado por la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC), fue atacado dos veces mientras estaba a unas 60 millas de Yeda y las explosiones provocaron un vertido de crudo en el mar Rojo.

En los pasados meses se han registrado varios incidentes protagonizados por barcos cisterna que han elevado la tensión entre Arabia Saudí e Irán, que se acusan mutuamente de realizar actos de sabotaje en el estrecho de Ormuz y en las aguas por donde transita una buena parte del crudo mundial.