Internacional

Tras los pasos de Mubarak

Mohamed Mursi se sentó ayer en el mismo banquillo que su antecesor, el ex presidente Hosni Mubarak. Por razones de seguridad, las autoridades decidieron celebrar el juicio en la Academia de la Policía, a las afueras de El Cairo, donde ya había sido establecida una corte especial para juzgar al «faraón». Egipto presenció expectante el comienzo de otro «juicio del siglo», en el que otro ex presidente tendrá que responder ante la Justicia por la muerte de los manifestantes. A pesar de las muchas diferencias entre ambos procesos, es inevitable trazar paralelismos, y tanto los periódicos locales como la calle habla orgullosa de cómo el país está juzgando al segundo presidente derrocado en menos de tres años. El islamista estuvo en el poder sólo un año, pero el odio hacia él hace que muchos ciudadanos pidan en su caso más justicia y venganza que en el caso del ex dictador. Mubarak fue condenado a cadena perpetua por haber reprimido violentamente la revuelta que acabó con su reinado en 2011, pero esa sentencia fue anulada posteriormente y está siendo juzgado de nuevo. Contra Mursi existen acusaciones mucho más graves, como la de traición, por la cual podría ser incluso ejecutado.

Publicidad

En su caso la judicatura no será muy clemente, ya que el dirigente islamista se enfrentó abiertamente a los jueces a principios de año, situándose incluso por encima de la ley con un «decretazo» en noviembre del año pasado. Al contrario que con Mubarak, las autoridades están colaborando activamente para que se haga «justicia».