Baño de sangre en la Constituyente

Al menos diez muertos en una jornada de máxima tensión y violencia durante la votación para elegir a la Asamblea Constituyente en Venezuela, que logró el «sorpresivo» respaldo de ocho millones de votantes

Explosión en medio de varios policías motorizados hoy, domingo 30 de julio de 2017, en inmediaciones de la Plaza Altamira de Caracas.

Al menos diez muertos en una jornada de máxima tensión y violencia durante la votación para elegir a la Asamblea Constituyente en Venezuela, que logró el «sorpresivo» respaldo de ocho millones de votantes o un 41,53 % del censo electoral.

El Gobierno de Venezuela celebró ayer la votación para elegir una nueva Asamblea Constituyente en medio de un gran boicot organizado por la oposición para impedir que el presidente Nicolás Maduro imponga lo que ellos consideran «una dictadura». La Constituyente logró el «sorpresivo» respaldo de ocho millones de votantes o un 41,53 % del censo electoral, un resultado que fue celebrado por el Gobierno con anuncios de que «se hará justicia». La cifra supera los resultados obtenidos por Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de 2013, cuando logró el apoyo de poco más de 7 millones de personas y es mucho mayor que el obtenido en las últimas votaciones, las legislativas de 2015, en las que el chavismo perdió con 5,6 millones de votos frente a los 7,7 de la oposición.

Entre los candidatos electos que ahora se encargarán de redactar una nueva Constitución se cuentan la primera dama, Cilia Flores; el primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y la excanciller Delcy Rodríguez.Los resultados fueron ofrecidos por la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, casi a la medianoche de este domingo, sin que nunca se anunciara el cierre de las mesas de votación.

A partir de hoy, el chavismo utilizará a los asambleístas recién elegidos para gobernar en paralelo, perseguir a la oposición y perpetuarse en el poder. Un sueño del fallecido Hugo Chávez que su discípulo, llevó a cabo.

Los centros electorales abrieron a las seis de la mañana, hora local, para elegir a 545 asambleístas que formarán un suprapoder que regirá al país por tiempo indefinido. El Ejecutivo afirmó que la participación fue elevada, mientras que los antichavistas, organizados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aseguraron que la participación fue del 3% del censo electoral. La tradicional corneta con la que los colectivos armados afines al Gobierno despiertan a los venezolanos en cada cita electoral volvió a sonar a las cinco de la mañana del domingo. Enfrente, miles de opositores marcharon desde seis puntos de salida en Caracas para protestar «contra el fraude» de la Asamblea Constituyente. La consigna en las redes sociales era: «Venezuela se rebela contra el fraude». En el resto del país, la oposición volvió a realizar bloqueos para cortar las vías y hacer sentir el reclamo contra el régimen. Quince ciudadanos fueron asesinados en las protestas de las últimas 48 horas en todo el país. Los decesos comenzaron la noche del sábado y se incrementaron ayer. La mayoría falleció por herida de bala. Además, francotiradores atacaron a manifestantes opositores. Dispararon en la urbanización Rómulo Colmenares en San Cristóbal, estado de Táchira. Tuiteros reportaron que formaban parte de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y se encontraban en la azotea de un edificio.

El Ministerio Público venezolano anunció la apertura de investigaciones por la muerte de diez personas horas antes y durante la sangrienta jornada electoral en Venezuela. Uno de ellos era candidato chavista a la Asamblea Constituyente, José Félix Pineda, de 39 años, cuya muerte ocurrió la víspera en Ciudad Bolívar. Entre los muertos también está Ricardo Campos, de 30 años, fallecido en el estado de Sucre. Campos era secretario juvenil del partido Acción Democrática (AD), liderado por el ex presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup. También fallecieron dos activistas de la oposición supuestamente tiroteados por civiles armados afines al chavismo.

El Ministerio Público también ordenó abrir una investigación por la muerte de un manifestante, Marcel Pereira, de 38 años, en Chiguará, en el estado de Mérida. Pereira habría sido tiroteado en la noche del sábado por «colectivos», grupos de civiles armados afines al Gobierno, según informó el diario «El Universal». Un periodista de «El Nacional» señaló que los opositores protestaban en distintas partes del pueblo para rechazar la votación de la Asamblea Nacional Constituyente cuando fueron atacados por grupos de individuos armados y encapuchados que se desplazaban en vehículos y dispararon reiteradamente.

La tensión fue subiendo en algunas zonas de la capital, donde la Guardia Nacional Bolivariana reprimió a opositores después de que el Gobierno prohibiera manifestaciones públicas coincidiendo con las elecciones. Un agente de la GNB también murió al recibir un disparo en la cara en una protesta. Y dos adolescentes, de 13 y 17 años, fallecieron tras ser heridos por armas de fuego en dos marchas distintas en Táchira.

A pesar de todo, la presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), Tibisay Lucena, aseguró que las elecciones se desarrollaron con normalidad y que los hechos violentos que se presentaron en algunas ciudades fueron «solventados». «La violencia ha sido solamente en dos estados, ha habido focos de violencia en Táchira y en algunos centros de votación en Mérida muy puntuales, han sido solventados, las medidas han sido reforzar la seguridad», añadió.