Trump invita a Kim a verse en la zona desmilitarizada

Donald Trump
Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció su intención de visitar al líder de Corea del Norte Kim Jong Un

Lanzado en su protagonismo internacional ayer en Osaka, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció su intención de visitar al líder de Corea del Norte Kim Jong Un durante este fin de semana en la zona desmilitarizada que separa ambas coreas. Ayer sábado se esperaba el comienzo de la visita de Trump a Corea del Sur, país en el que estará hasta su vuelta a Washington hoy domingo tras su periplo asiático propiciado por la Cumbre de líderes del G-20.

Si finalmente se produjera el encuentro, sería la tercera reunión con el dictador norcoreano en solo un año. La última tuvo lugar en Vietnam y en ella no hubo progresos a la hora de asegurar que Kim renunciara a su arsenal de armamento nuclear.

«Mientras esté en Corea, si el presidente Kim de Corea del Norte está de acuerdo, me reuniría con el en la frontera para estrechar su mano y saludarle», dijo Trump. «He pensado en ello está misma mañana», aseguró el presidente de la primera potencia mundial dando una muestra más de su peculiar manera de entender las relaciones internacionales. «Vamos a estar allí y se me ocurrió la idea. No sé dónde está él exactamente. Puede que no esté en Corea del Norte». Un alto mandatario coreano comentó que si se produce, el encuentro será «significativo». «Creemos que es una proposición muy interesante, pero aún no hemos recibido una propuesta oficial al respecto», dijo Choe Son Hui, viceministra de Asuntos Exteriores de Corea del Norte. «Supondría otra oportunidad significativa para profundizar aún más las relaciones personales de ambos líderes y hacer avanzar las relaciones bilaterales», aseguró según recoge una nota publicada por la agencia estatal de noticias norcoreana, KCNA.

Trump intentó visitar la zona desmilitarizada en su visita a Corea del Sur en 2017, pero el mal tiempo hizo imposible materializar su plan. Como guinda a su intervención en la Cumbre de Osaka del G 20, el presidente de Estados Unidos reconoció a los medios de comunicación que Kim –con el que «se lleva bien»– le había mandado una tarjeta de felicitación por su ultimo cumpleaños y que Trump había correspondido al llegar la onomástica del dictador norcoreano.