Turquía lanza una gran ofensiva militar contra la región kurda de Afrin, en Siria

La campaña podría desequilibrar los frágiles pactos tácitos entre Rusia y Estados Unidos a la hora de gestionar su participación en la guerra de Siria.

Nube de humo por los bombardeos turcos sobre la región siria de Afrin. Ap
Nube de humo por los bombardeos turcos sobre la región siria de Afrin. Ap

El Gobierno turco ha proporcionado este sábado su primera evaluación de la operación militar lanzada en las últimas horas contra las milicias kurdas en la región de Afrin, en Siria, de la que asegura que ha notificado al Gobierno sirio y que se ha circunscrito únicamente contra posiciones de las milicias fuera de zonas residenciales.

"Estamos informando sobre la operación en forma escrita al régimen sirio, y a todas las partes, incluida la ONU", ha declarado el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en comentarios recogidos por la cadena nacional NTV.

Por otro lado, el Estado Mayor de Turquía ha informado de que los bombardeos han alcanzado el 95 por ciento de los objetivos predeterminados: 108 de un total de 113 blancos. Posiciones kurdas, según Cavusoglu, atacadas por tierra y aire.

El Estado Mayor de Turquía daba comienzo oficialmente a las 15.00 de este sábado la operación 'Rama de olivo', una campaña militar para despejar la región siria de Afrin de la presencia de milicias kurdas, una campaña que podría desequilibrar los frágiles pactos tácitos entre Rusia y Estados Unidos a la hora de gestionar su participación en la guerra de Siria.

El responsable de Relaciones Exteriores de Afrín, uno de los principales enclaves kurdos del norte de Siria, Suleimán Yafa, confirmó hoy a Efe que la aviación turca y la artillería turca están bombardeando el centro de la ciudad de Afrín y varias localidades de los alrededores.

Según Yafa, que calificó los bombardeos de "intensos", las otras poblaciones alcanzadas son Gazawiya y Yalame, en el sur de la región.

"Para garantizar la estabilidad y la seguridad en nuestras fronteras y en la región el 20 de enero a las 17.00 (14.00 GMT) el Ejército de Turquía comenzó la operación 'Rama de olivo' en la región de Afrin contra las organizaciones terroristas el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, proscrito en Turquía), el Partido de la Unión Democrática (PYD), las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG) y el Estado Islámico", reza el comunicado del Estado Mayor.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había confirmado este mismo sábado que la operación "ha comenzado 'de facto' sobre el terreno". En una intervención de su Partido Justicia y Desarrollo en Kütahya, en el centro de Turquía, Erdogan ha advertido además de que la localidad de Manbij será el siguiente objetivo de las unidades militares turcas.

"No se han cumplido las promesas que nos hicieron sobre Manbij, así que nadie puede objetar nada si hacemos lo que es necesario", ha argumentado en referencia a las garantías que habría dado Estados Unidos a Turquía sobre la retirada de las milicias kurdas de Afrin. "Después paso a paso limpiaremos nuestro país hasta la frontera iraquí de esta basura terrorista que intenta asediar nuestro país", ha añadido, según recoge el diario turco 'Hurriyet'.

En los últimos días Turquía ha enviado decenas de carros de combate y cientos de militares a la zona fronteriza y están movilizadas las milicias proturcas activas en territorio sirio.

Anteriormente, el Ejército turco había informado de que ha destruido varios objetivos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en Afrin, en el noroeste del país, en respuesta a disparos efectuados por estas milicias.

Las Fuerzas Democráticas Sirias son una coalición de milicias árabes y kurdas que controlan la región nororiental de Siria con apoyo de Estados Unidos. Sin embargo, Turquía considera que las FDS están controladas por las Unidades de Protección Popular (YPG), brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD), vinculado a su vez con la milicia kurdo-turca Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Se da la circunstancia de que Estados Unidos considera a las YPG un elemento imprescindible en la lucha contra Estado Islámico. Tan eficaces, que el Pentágono tuvo que desmentir una información de la coalición internacional en Siria liderada por Estados Unidos sobre la creación de una "guardia fronteriza kurda"con 30.000 efectivos en la línea divisoria con Turquía.

Precisamente para contrarrestar la influencia kurda, Turquía puso en marcha en 2016 la llamada operación Escudo del Éufrates, una ofensiva militar que permitió a los turcos dividir el territorio controlado por las FDS y aislar así el distrito o cantón de Afrin. Turquía también rechaza la presencia kurda en Manbij, el otro cantón bajo control kurdo situado al oeste del río Éufrates.

Ante esta operación, Rusia ha pedido "contención"a Turquía ante esta "preocupante"operación. El Kremlin ha dado orden a sus policías militares en Siria que abandonen sus posiciones fronterizas para resguardarse de los bombardeos.