Un escándalo fiscal cerca al comisario de Comercio

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BRUSELAS- El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, ha metido a la Comisión Europea en todo un escándalo al descubrirse que ha sido acusado por la Hacienda belga de un delito de fraude fiscal por lo que se expone a una sanción de 900.000 euros. El Ejecutivo argumenta por ahora que es un asunto «privado». Sin embargo, la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde, tuvo ayer que reunir toda su fortaleza para resistir las embestidas de la Prensa, que ve una clara diferencia de comportamiento entre este caso y el escándalo que afectó al anterior comisario de Sanidad y Consumo, el maltés John Dalli. En aquel caso, el presidente Durao Barroso, pidió su dimisión en cuanto conoció un informe de la Oficina Antifraude Europea que apuntaba que el conservador solicitaba «grandes sumas» de dinero a compañías tabacaleras a cambio de influir en la legislación comunitaria. Ahora, el caso es tratado como un «asunto privado» y se pide respetar «la presunción de inocencia». El Gobierno belga le acusa de no declarar las plusvalías por la venta de acciones en una operación con su esposa que generó 1,2 millones de euros.