Una familia yemení pierde a cuatro de sus hijos por un explosivo colocado por los hutíes

Yemen es escenario de la peor crisis humanitaria a nivel mundial, después de que el conflicto se intensificara en 2015 entre los rebeldes hutíes y las fuerzas leales a Hadi

Miembros de la tribu chií houthi sostienen sus armas durante una reunión tribal / AP
Miembros de la tribu chií houthi sostienen sus armas durante una reunión tribal / AP

Yemen es escenario de la peor crisis humanitaria a nivel mundial, después de que el conflicto se intensificara en 2015 entre los rebeldes hutíes y las fuerzas leales a Hadi

Al menos cuatro niños murieron y otros dos resultaron heridos, todos de la misma familia, al detonarse un artefacto explosivo que había sido colocado por los rebeldes chiíes hutíes en la ciudad portuaria de Al Hudeida, en el oeste del Yemen, informó la televisión estatal.

La explosión ocurrió anoche en el distrito de Hais, al sur de Al Hudeida, mientras los seis niños jugaban en ese pueblo, según explicó una fuente a EFE. Añadió que ese artefacto explosivo fue colocado por los hutíes cuando controlaban esa área antes de que fuera capturada el año pasado por las fuerzas gubernamentales leales al Gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido internacionalmente. Las recientes lluvias e inundaciones en el Yemen han dejado expuestos muchos de esos artefactos explosivos que han sido colocados en terrenos en las áreas aledañas a las ciudades.

Yemen es escenario de la peor crisis humanitaria a nivel mundial, después de que el conflicto se intensificara en 2015 entre los rebeldes hutíes y las fuerzas leales a Hadi, apoyadas por una coalición liderada por Arabia Saudí.Los niños se han convertido en las principales víctimas de esta guerra, que comenzó a finales de 2014 y se intensificó en marzo de 2015 con la intervención de la coalición.

Según la ONG yemení "Mwatana for Human Rights", tan solo en 2018 un total de 1.117 niños fueron reclutados con fines militares en la guerra del Yemen. Además, como alertó Unicef el mes pasado, dos millones de niños no han comenzado la escuela en el país este año y casi cuatro millones más están en riesgo de dejar la educación.