Una nueva tormenta paraliza el sureste de EE UU

La tormenta denominada "León", que afecta a gran parte del sur y el este de Estados Unidos, provocó hoy el cierre de escuelas, negocios y oficinas gubernamentales, así como la cancelación de vuelos, y dejó a miles de conductores atrapados en atascos, especialmente en la ciudad sureña de Atlanta.

Los efectos del temporal de frío y nieve se notan en áreas, sobre todo del sur, poco acostumbradas a sufrir inviernos tan crudos y está quedando en evidencia la falta de preparación para situaciones como la actual.

La mayor parte del sureste del país, entre la costa del golfo de México y el sureste de Virginia, se encuentra desde ayer en alerta decretada por el Servicio Meteorológico Nacional por las bajas temperaturas, con mínimas por debajo de 7 grados, a las que anoche se sumaron precipitaciones en forma de nieve.

Algunos estados del sur del país amanecieron hoy blancos en su mayor parte, tras caer en algunos sitios hasta 25 centímetros de nieve, aunque en general las nevadas fueron menores de lo esperado.

Algunos gobernadores han declarado el estado de emergencia en sus estados y hay conductores que llevan hasta 20 horas atrapados en carreteras de Atlanta, la ciudad más afectada, donde los alumnos de 50 colegios pasaron la noche en los autobuses escolares, informó hoy el canal CNN.

El gobernador del estado de Georgia, donde se encuentra Atlanta, Nathan Deal, pidió a los ciudadanos que no salieran de sus casas y anunció que el cuerpo militar de la Guardia Nacional del estado acudiría a rescatar a los niños en los autobuses escolares y a los conductores atrapados en las carreteras.

Además, según el portal especializado FlightAware.com, más de 2.200 vuelos programados para hoy en todo el país han sido cancelados debido al mal tiempo.