Uzbekistán elige al sucesor de Islam Karimov en unos comicios clave para Asia Central

Uzbekistán, según los expertos, es un país clave para mantener la estabilidad de la región frente al avance del islamismo radical

Imagen de archivo del presidente de Uzbekistán, Islam Karimov, que falleció el pasado 2 de septiembre
Imagen de archivo del presidente de Uzbekistán, Islam Karimov, que falleció el pasado 2 de septiembre

Mantener la estabilidad política y el desarrollo económico son los dos retos a los que se enfrentará el nuevo presidente de Uzbekistán que salga elegido en los comicios que se celebran mañana domingo en el país que, con 32 millones de habitantes, es el más poblado de Asia Central.

Mantener la estabilidad política y el desarrollo económico son los dos retos a los que se enfrentará el nuevo presidente de Uzbekistán que salga elegido en los comicios que se celebran mañana domingo en el país que, con 32 millones de habitantes, es el más poblado de Asia Central.

Shavkat Mirziyoyev, primer ministro y actual presidente en funciones desde el fallecimiento, el pasado 2 de septiembre, de Islám Karimov –el único presidente que ha tenido el país desde que se independizó de la Unión Soviética en 1991- es el máximo favorito para ganar estas elecciones presidenciales, que han despertado un gran interés en toda Asia Central.

Uzbekistán, según los expertos, es un país clave para mantener la estabilidad de la región frente al avance del islamismo radical. El diario Uzbekistan Today señalaba ayer que “el resultado de estas elecciones determinará el futuro de toda Asia Central, donde Uzbekistán está considerado como un jugador clave, bastión de estabilidad y garante de la seguridad”.

La etapa del presidente Karimov se caracterizó, además de por una transición gradual a la economía de mercado, por una lucha sin cuartel contra el terrorismo de pequeños grupos islamistas y un control férreo de sus fronteras, sobre todo los 140 kilómetros que le unen con Afganistán. Y su previsible sucesor parece dispuesto a garantizar la continuidad de la política del que fue su mentor.

Siendo un país muy homogéneo en su estructura social y religiosa –el 80% de su población son uzbecos y el 90% musulmanes suníes- en Uzbekistán se mantiene un notable respeto a las minorías étnicas y a la libertad de culto.

Además de Mirziyoyev, que lidera el Partido Demócrata Liberal (UzLiDep), otros tres candidatos han entrado en la pugna por suceder al histórico presidente Karimov: Sarvar Otamurodov, líder del partido Renacimiento Nacional; Hotamjon Ketmonov, del Partido Democrático Popular; y Narimon Umarov, vicepresidente del Parlamento y líder del Partido Social Demócrata “Justicia”.