Valls confiesa que habrá nuevos ataques en Francia

El primer ministro galo asegura que hay 15.000 personas en el país en proceso de radicalización y que cada día «se frustra un atentado»

El primer ministro galo asegura que hay 15.000 personas en el país en proceso de radicalización y que cada día «se frustra un atentado»

Manuel Valls recordó ayer que Francia vive en una alerta «máxima» a causa de la amenaza terrorista, y aseguró que «todos los días» las Fuerzas de Seguridad galas logran impedir «atentados y desmantelan filiales irako-sirias». «Lo hemos visto estos días», señaló el primer ministro francés en una entrevista en Europe 1, en referencia al coche descubierto hace una semana cargado con bombonas de gas y la detención de seis sospechosos.

Valls insistió ayer en que «habrá nuevos atentados y víctimas inocentes». Existen 700 yihadistas franceses, de los que 275 son mujeres y varias decenas menores, que combaten en Siria junto al Estado Islámico, mientras que sobre territorio francés, hay 1.350 personas que son investigadas, 293 en relación con filiales terroristas. Francia está ante un fenómeno de «grandes magnitudes», reconoció el jefe del Ejecutivo galo. Y si hasta ahora se consideraba que había en Francia unas 10.000 personas radicalizadas, en la actualidad «podemos considerar que hay 15.000 personas que son seguidas porque están en un proceso de radicalización», aseguró Valls, para quien los que dicen lo contrario «se equivocan y mienten a los franceses».

La amplitud de este fenómeno exige al Gobierno movilizarse para crear nuevas plazas de prisión. A día de hoy, los presos ya están hacinados en las cárceles. Hay 58.311 plazas para 69.375 detenidos. Según Valls, habría que crear en las prisiones otras «10.000 plazas en los próximos diez años», especialmente para permitir la creación de «células individuales» y «unidades dedicadas» a los detenidos radicalizados. Este debate también fue relanzado la semana pasada tras la violenta agresión sufrida por dos agentes de prisiones en la cárcel de Osny (Val-d’Oise), a manos de un prisionero de 24 años, que fue inculpado por tentativa de asesinato terrorista.

Valls también tuvo unas palabras para Nicolas Sarkozy que, en una entrevista publicada por la mañana en el «Journal du Dimanche», respondía a su vez a las veladas críticas de François Hollande tres días antes. El presidente de la República había acusado a su antecesor, sin nombrarle, de «convocar miedos» y «fomentar los malos sentimientos» cuando la respuesta al terrorismo debía ser, necesariamente, a través del Estado de derecho. Según Valls, Nicolas Sarkozy se equivoca al querer «ahogar el Estado de derecho frente a la amenaza» terrorista; también «se equivoca dejando creer a los franceses, que con él, en el fondo no habría más atentados»; y se equivocó durante su mandato presidencial al considerar que los crímenes de Mohamed Merah (autor de los atentados de Toulouse en 2012), «eran los crímenes de un lobo solitario», y al evaluar «la extensión de la amenaza», puesto que «debilitó nuestra seguridad y nuestra defensa» reduciendo el número de efectivos policiales.

Las propuestas del ex mandatario Nicolas Sarkozy en materia antiterrorista son calificadas por Manuel Valls como «soluciones del pasado». Y allí donde François Hollande habla de defender el Estado de derecho, él prefiere «adaptar el Estado de derecho a la amenaza terrorista».

Un menor de 15 años, listo para atentar

Las fuerzas del orden galas han detenido en París a un menor, de sólo 15 años, sospechoso de preparar un acto terrorista «inminente» y con vínculos con el comando femenino que realizó una tentativa fallida de atentado con un coche cargado de bombonas de gas en la turística catedral de Notre Dame.