Westminster exige investigar los abusos del Hotel Dorchester

Diputados británicos afirman que se cometieron delitos de proxenetismo y acoso sexual en la fiesta.

Una imagen del interior de la fiesta filtrada por una de las víctimas
Una imagen del interior de la fiesta filtrada por una de las víctimas

Diputados británicos afirman que se cometieron delitos de proxenetismo y acoso sexual en la fiesta.

Los diputados de Westminster pidieron ayer a Scotland Yard que investigue si se cometieron crímenes en la llamada Cena de los Presidentes, uno de los eventos más relevantes de la alta sociedad británica que, después de más de 30 años, ha tenido que suspenderse después de que el reputado «Finacial Times» denunciara los abusos sexuales que se cometieron contra las azafatas que se contrataban para una cita a la que sólo podían acudir hombres. El escándalo sexual toca de lleno a la City, ya que la mayoría de los invitados eran hombres de negocios que, entre puja y puja para recaudar fondos para ONGs, acosaban a las chicas. Una de ellas aseguró ayer de manera anónima en una entrevista para ITV que estaba «cien por cien segura» de la presencia de prostitutas en la sala del lujoso hotel Dorchester a la que acudieron los asistentes tras una cena en la que se ofrecieron desde «almuerzos» con el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, hasta «sesión de té» con el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney.

El líder de los liberal demócratas, Vince Cable, y su segundo, Jo Swinson, escribieron una misiva a la responsable de la Policía Metropolitana Cressida Dick, donde pedían investigar la «naturaleza criminal de las acusaciones», en particular, «los delitos de acoso y proxenetismo que parecen haber tenido lugar». «Las mujeres deben poder confiar en que los responsables de actos de acoso sexual, abuso y agresión son llevados hasta la justicia», matiza la misiva. «Es fundamental que todas esas acusaciones se tomen en serio y se investiguen de inmediato. No puede haber lugar en este país para este tipo de comportamientos, ni este tipo de ‘‘sociedades secretas” detrás de las cuales los acosadores pueden esconderse’’», recalcan.

Jess Phillips, responsable del departamento de Mujeres del Partido Laborista, también se puso en contacto con la Policía, mientras que la diputada laborista Yvette Cooper, pidió múltiples investigaciones paralelas sobre posibles violaciones de la ley. Cooper también se hizo eco de los comentarios de la presidenta del Comité parlamentario de Mujeres e Igualdad, Maria Miller, quien sugirió que la Ley de Igualdad debe ser más estricta. Desde Davos, la «premier» Theresa May dijo que estaba «consternada» por el escándalo y aseguró que continuará trabajando para garantizar que las mujeres sean «aceptadas y respetadas como iguales». Asimismo, la líder tory considerará si se necesitan realizar cambios en los acuerdos de no divulgación, un tipo de documentos legales de confidencialidad que se les hizo firmar a las azafatas sin dejarlas leerlo.

A lo largo de 33 años, la Cena de los Presidentes ha recolectado más de 20 millones de libras para diferentes ONG. Mientras fuera llegando el dinero no se hacían preguntas.