Las diez reglas para vestir bien según Lorenzo Caprile

Las mujeres que confían su estilo a Lorenzo Caprile saben que apuestan sobre seguro: de la Reina Letizia, pasando por las Infantas, a actrices como Belén Rueda, Silvia Abascal, Macarena Gómez o Carolina Bang.

Tan pronto nos podemos encontrar a Lorenzo Caprile bocetando un diseño, atendiendo alguna entrevista o firmando ejemplares de su libro «De qué hablamos cuando hablamos de estilo» (Planeta), algo que realizará esta tarde en Murcia, en El Corte Inglés de la capital. El modista vive ahora mismo un estado de gracia provocado en parte por el éxito televisivo de «Maestros de la costura». Considerado como uno de los hombres que mejor viste a las mujeres en nuestro país, aprovechamos la ocasión para pedirle consejo sobre estilo, algo que él define de una manera muy sencilla: basta con aplicar el sentido común. Pero eso no resulta tan sencillo, de ahí que aún necesitemos sus consejos:

1. La regla infalible: sentido común

Quizá la clave del estilo, como dice su libro, esté en saber realmente qué significa tener estilo. Antes de optar por vestirnos bien, debemos saber qué supone esto. Le preguntamos a Lorenzo Caprile, uno de los hombres que mejor sabe «tapar» a las mujeres: «El estilo tiene mucho que ver con el sentido común que, como dicen, es el menos común de los sentidos. Una cosa es la elegancia de vestir bien, de saber combinar colores y otra el tener claro qué es lo que te caracteriza. Ahí es donde está el sentido común. Es saber qué te favorece, de dónde puedes sacar o qué zona debes ensalzar. Es algo muy personal». De ahí que el modista (aunque la RAE reconoce el masculino, él prefiere que le llamen con el femenino) pide que siempre nos miremos al espejo y analicemos, sin engañarnos, nuestro look.

2. La regla de oro: menos es más

«Menos es más, es una regla infalible», confiesa Caprile. Según el creador de ascendencia italiana, el tener claro algo tan básico como esto nos ayuda en nuestro día a día. Quitar lo accesorios, lo prescindible, siempre nos consigue dar un aire más elegante. Para él, si no estamos seguros de un complemento, mejor dejarlo en casa. Para ello, además, cuenta con una de las frases que decía el genio de genios, el maestro Cristóbal Balenciaga: «Cuando le presentaban algún vestido con algún accesorio y no le convencía, siempre decía: “Es muy bonito, pero no es necesario”». Como ejemplo, la Reina Letizia el día que vistió un Delpozo.

3. El avance imparable de las zapatillas

Sus diseños parecen estar pensados para ser llevados con elegantes zapatos de tacón, pero Caprile nos llama la atención sobre una de las tendencias más presentes en la moda: las zapatillas. «El tacón sigue vigente, pero cada vez más el avance de las deportivas resulta imparable. Estamos en un momento en el que empezamos a plantearnos que el tacón puede pasar a la historia. Se engloba en una tendencia que incluye elementos como el pantalón roto y esto no ha llegado desde las pasarelas, sino desde la calle. Es un fenómeno sin nombre ni apellidos», confiesa. Así que, vayan buscando las zapatillas blancas que tanto se llevan. Ahí puede estar el nuevo código de elegancia de la mujer del siglo XXI.

4. El trío de colores para triunfar

Lorenzo Caprile se mueve muy bien en el terreno de la alfombra roja. ¿Cuál es entonces la clave para salir airosa y con nota de esta situación? «La alfombra roja es un caramelo envenenado porque influye también que la actriz tenga un buen día, que esté bien iluminado el espacio, que estén tranquilas... Pero sí que es verdad que existen una serie de colores básicos que te aseguran el triunfo. El rojo, el negro y el blanco son el trío con el que siempre aciertas. Por ejemplo, Nicole Kidman apostó en los últimos Oscar por un diseño azul de Armani que seguro que en vivo era una maravilla pero no funcionaba en foto, quedaba muy cateto». Así que si un día les llega una invitación a los Goya, ya saben qué colores elegir.

5. Elegancia sobria para Nochevieja

Tan clásicos como las capas de Ramón García, los vestidos rojos que Caprile confecciona año tras año para Anne Igartiburu se han convertido ya en un icono más de Fin de Año. Pero, en este caso, el modista relaja más los códigos: «Ahora todo se ha suavizado, antes la gente se arreglaba más para esas fechas, pero ahora solo es la gente joven la que se pone algo de lentejuelas», asegura. «A partir de cierta edad no es tanto lo que te pongas, sino es una cuestión de estilo». Por lo que, pese a las maravillas que crea para Igartiburu, Caprile acepta una elegancia sobria en la última noche del año. «Es todo un honor vestir a Anne». Y no cabe duda de que el rojo es el color preferido de Caprile para Nochevieja, pues todos los que le ha confeccionado a la presentadora desde 2009 son de dicha tonalidad.

6. El más es más, sólo para los iconos de moda

Si bien es cierto que Caprile defiende que ante la duda acatamos la ley del «menos es más», cuando queremos marca un hito en nuestra trayectoria tiene muy claro en quién hay que fijarse: «Para manejar el más es más hay que ser un verdadero experto y para eso nadie mejor que Naty Abascal. Es un auténtico genio de esta mezcla. Lo mismo que otras mujeres como la interiorista Iris Apfel o la periodista Anna Dello Russo». Tomen, por tanto, a Naty Abascal como referencia a la hora de mezclar estampados, colores y formas. Se convertirán, además, en seguidoras de las últimas tendencias, ya que las pasarelas nos invitan esta temporada a mezclar sin pudor los estampados.

7. El día más importante de tu vida

Si en algún terreno parece sentirse cómodo Lorenzo Caprile es en el de las novias. De su taller salen decenas de ellas cada año. «Hay algo que siempre les digo: “No es el día para ser la más moderna”. Tienen que ir guapas y no se tienen que disfrazar. No deben pretender ser alguien que no son. Deben apostar por la naturalidad», confiesa el hombre que vistió a la Infanta Cristina con uno de los vestidos más recordados. «Es un día para estar guapísimas y punto. Tienen que poder volver a ver las fotos de su boda sin arrepentirse y viéndose bellas. Creo, además, que en este terreno nos podemos poner alguna medalla porque, en general, todos nuestros vestidos envejecen muy bien. Basta echar un vistazo al diseño que le hicimos a Doña Cristina. Han pasado veinte años de esa boda y todavía sigue siendo bonito».

8. Conoce tu cuerpo para elegir «look»

Aunque pueda parecer algo evidente, es cierto que no siempre se observa mucha diligencia en este apartado que, para Caprile, es fundamental: «Debemos examinarnos sin piedad delante del espejo y ser conscientes de qué partes tenemos o podemos enseñar y cuáles tenemos que ocultar o realzar». Es aquí donde puede residir la clave de todo y donde encontramos, muchas veces, el punto de partida para un estilo adecuado. Ser plenamente conscientes de nuestro cuerpo nos ayudará, además, a elegir el «look» que más nos convenga y mejor nos siente. Penélope Cruz es el mejor ejemplo de ello. Como siempre, Caprile da consejos básicos, pero certeros.

9. El estilo para los hombres: Lapo Elkann

Si le preguntamos a Caprile por cómo debe vestir un hombre, él automáticamente se descarta como consejero, pero si le tiras un poco de la lengua en seguida empieza a darte ejemplos de gente a la que seguir. Además de a John Galliano, el modista admira a Carlos de Inglaterra por su elegancia, pero (será que la tierra tira) el hombre que más le llama la atención es Lapo Elkann. El heredero de la familia y prototipo del «bon vivant» con sus trajes de colores –algunos heredados de su abuelo, Gianni Agnelli– es para él todo un ejemplo. Así que, ya lo saben los hombres, apuesten por la personalidad a la hora de vestir. El color es un amigo, no un enemigo. Esto nos atrevemos a decirlo nosotros, no Caprile.

10. El mejor tejido: el «denim»

El diseñador en este caso lo tiene claro y, aunque nos sorprenda su respuesta, lo justifica de una manera muy clara: «El «denim», sin lugar a dudas. Es un tejido que siempre funciona y es eterno. Es una simple sarga de algodón». Quizá, por eso, firmas como Dior hayan sido, en las últimas temporadas, las grandes defensoras del vaquero, convirtiéndolo en estos momentos en uno de los tejidos más en tendencias. Sirve tanto para el día como para la noche, es un 24 horas que, además, según como lo combinemos, puede darnos un toque de desenfadada elegancia o un aire más sport.