Lifestyle

Acupuntura, agujas chinas para todo

Mantener a raya el estrés, lograr una segura pérdida de peso o conseguir quedarse embarazada son algunos de los numerosos objetivos que persigue, y logra, la acupuntura. Esta terapia milenaria originada en China está hoy muy asentada en España, donde cuenta con cada vez más adeptos que confían en sus efectos terapéuticos.

Con unos principios tan claros como los meridianos que pretende desbloquear, la acupuntura es precisamente eso, una técnica milenaria que trabaja sobre determinados puntos del cuerpo en los que no fluye del todo bien la energía. ¿Y qué es lo que hacen estas agujas macizas, más largas o más cortas dependiendo del uso, que sirven para casi todo? La teoría es sencilla. Existen bloqueos en los canales, o meridianos, que atraviesan nuestro cuerpo, impidiendo así que el chi –o energía vital- fluya como corresponde. La acupuntura persigue deshacer esos bloqueos energéticos clavando las agujas en unos puntos o en otros del cuerpo, dependiendo del objetivo de cada paciente. A través de esta, a priori, sencilla base, son múltiples los usos en los que se emplea la acupuntura, desde la gestión del estrés, la pérdida de peso, vértigos, mareos o dolores articulares y musculares y suma y sigue.

A pesar de la importancia, tanto a nivel médico como social, que tiene en países como China, de donde es originaria, en Europa siempre se ha mirado un poco de reojo a la acupuntura, tratada como una medicina alternativa en lugar de una técnica médica. El problema está en la evidencia científica, la de demostrar que funciona y que puede ser tan útil para el paciente como puede serlo un fármaco. Cada vez hay más estudios que avalan su práctica, aunque desde el punto médico más purista, sigue dominando la ciencia versus la experiencia o la tradición. Lo que es un hecho es que la acupuntura sí funciona, dependiendo de los casos, como técnica de prevención, acompañamiento y tratamiento del dolor en numerosas dolencias, así como para reducir los niveles de estrés, principal causante del problema en más de una de las dolencias. Y gracias a este último punto, por ejemplo, se puede encontrar la explicación a que la técnica de las agujas funcione tan bien en aquellos pacientes que quieren adelgazar o dejar de fumar, debido a la necesidad de gestionar la ansiedad que estos procesos provocan en el cuerpo, “aunque el paciente tiene que querer dejar de fumar”, como matiza el doctor Jenaro Mañero, médico acupuntor en Barcelona, “no sirve venir a la consulta fumando y apagar el cigarro antes de entrar. Yo puedo ayudar a controlar esa ansiedad, pero el paciente tiene que poner de su parte”, finaliza Mañero.

Entre las dolencias y procesos más habituales que se tratan con acupuntura se encuentran:

- Tratamiento de adicciones, como por ejemplo el tabaco: aquí también se podría incluir la ayuda en un proceso de adelgazamiento, aunque los médicos acupuntores matizan “la acupuntura no adelgaza”, ayuda en el proceso.

- Dolores musculares o articulares, sobre todo el dolor lumbar y cervical, dos de las dolencias más tratadas con las agujas de acupuntura, y más en pacientes cuyo dolor es crónico.

- Insomnio: los problemas para conciliar el sueño suelen tener un origen nervioso, de ahí que se pueda trabajar con acupuntura sobre las zonas de bloqueos energéticos.

- Problemas de fertilidad: la acupuntura ayuda a combatir el denominado “síndrome del útero frío”, que supone un bloqueo de energía y sangre en los meridianos de la mujer. En este proceso, además de las agujas, una lámpara de calor enfocada a la zona del abdomen acompaña el tratamiento.