Consejos para conseguir un buen bronceado

Con la llegada del calor y el verano todos queremos estar morenos, pero no debemos olvidar de hacerlo con protección

Con la llegada del calor y el verano todos queremos estar morenos, pero no debemos olvidar de hacerlo con protección

Piel dorada y luminosa. Es una de las metas de muchas personas para este verano. Ahora bien, lucir una piel bronceada no está reñido con una buena protección, es más, debe ir siempre acompañado. De la mano de expertos, os damos consejos para conseguir un buen bronceado esta temporada estival.

Prepara antes la piel para el sol

Seguro que cada año lo piensas o te lo dicen pero luego nunca preparas la piel para la exposición solar. Es clave para conseguir proteger la piel del envejecimiento prematuro y de lucir un bronceado perfecto. “Hay que avisar a la piel de que va a comenzar a recibir las alertas de un ataque ultravioleta, por eso hay que “entrenar” a las células para que vayan "despertando"y creando protección a través de la fabricación de melanina, de manera que el primer toque de sol no te cause quemaduras o alergias”, explica Paola Gugliotta, directora de Laboratorios Sepai y master en dermocosmética. Para ello es conveniente aplicar productos con péptidos y protectores del choque térmico.

- Exfoliación e hidratación. En esta preparación, Paola Gugliotta recomienda exfoliar e hidratar la piel. “Las mejores fórmulas son las más lipídicas para el cuerpo, pues está más expuesto al medio ambiente y por tanto se reseca más (pierde lípidos). Y los más humectantes para el rostro porque se deshidrata (pierde agua) con mucha facilidad por el calor”.

Alimentos para potenciar el bronceado

Lo que comemos también incide directamente en el bronceado de la piel. En este caso, se recomiendan los antioxidantes y ciertas vitaminas.

· Betacarotenos: antioxidantes que permitirán prevenir el daño celular, manteniendo una piel sana, que reducirá las consecuencias derivadas del envejecimiento como las arrugas, siendo este antioxidante un precursor de la vitamina A. Andrea Mascuñana, dietista-nutricionista miembro de la Junta Directiva del CODiNuCoVa, explica que destaca su presencia en verduras y frutas de color amarillo y naranja como pueden ser albaricoque, mango, pimiento, zanahoria o calabaza, y también en verduras de hoja verde como las espinacas, las acelgas o el brócoli. “Es interesante incorporar este tipo de alimentos tanto en crudo como en cocinado”.

· Coenzima Q10: este nutriente es el primer antioxidante en degradarse en la piel por la acción del sol. “De ahí la importancia de tomar alimentos que la contengan, estando presente en el pescado, el marisco, las espinacas y las nueces. Al consumir estos alimentos aportamos a la dermis un suplemento básico para reforzar la protección natural de la piel”, apunta Inmaculada Canterla, farmacéutica especialista en Dermocosmética, Medicina Antiaging y Nutrición.

· Vitamina C. Desde CODiNuCoVa también recomiendan la vitamina C que también actúa como antioxidante. Podemos encontrar esta vitamina en alimentos como el pimiento rojo, el kiwi, la naranja o la grosella. Se suele destacar la naranja como el alimento con mayor contenido en vitamina C, mientras que si la comparamos con la cantidad que ofrece el pimiento se observa que este último presenta una concentración superior a la naranja.

El fotoprotector, elemento imprescindible

La piel tiene memoria, y en nuestro proceso de bronceado, debe estar debidamente protegida, de lo contrario, habrá manchas, envejecimiento prematuro y el desarrollo de enfermedades relacionadas con la piel. Ello también incide a la hora de lucir un buen bronceado. Inmaculada Canterla explica que la radiación solar incide sobre la dermis y también puede causar diferentes patologías como alergias, dermatitis, fotodermatosis y fotosensibilización de la piel, que incrementan su aparición durante la llegada del buen tiempo al estar nuestro cuerpo más expuesto a los rayos UVA, que dañan el DNA celular y afectan a las pieles más fotosensibles.

La profesional recomienda escoger filtros físicos, no químicos e inorgánicos que reboten los rayos UV antes de que sean absorbidos por la piel. Este tipo de filtros se conocen como “SunBlock”. Apunta a que lo último en formulación es incorporar activos para la protección y reparación del ADN (DNA-Protect), a través de enzimas que han sido aisladas de microorganismos extremófilos y cumplen funciones de reparación del ADN dañado por los rayos UV.

Además, hay que tener en cuenta que si eres alérgica a ciertos productos debemos optar por filtros físicos puros. Así lo destaca Paola Gugliotta: “Si no llevas buen control de las aplicaciones elige filtros que coloreen o que dejen una huella más grasa, para que nunca te olvides de reaplicar. Si usas filtros químicos asegúrate que tienen vitamina C en su formulación, o que llevan antioxidantes para proteger la piel de su posible descomposición”.

Potenciadores del bronceado

Además de cuidar la piel y de comer de forma sana, también se utilizan productos que potencian la producción de melanina para broncearse antes y de manera saludable. Encontramos desde complementos orales y protectores solares que a la vez potencian el bronceado, un dos en uno ideal para mostrar nuestra mejor cara en verano.

Calmar la piel tras el sol

Otro de los consejos que harán que nuestro bronceado se vea todavía más es cuidar la piel tras la exposición solar. “Después de tomar el sol hay que utilizar un after-sun. Sus propiedades nos ayudarán a calmar la piel y a regenerarla. También tienen una acción astringente y antioxidante”, recomienda Paola Gugliotta.

Cuidar la piel en casa es fácil, basta con determinados gestos como beber 2 litros de agua, para reparar y prevenir la sequedad de la piel, aportar al organismo minerales como el selenio y el zinc, y “evitar el uso de sustancias oclusivas sobre la piel, que dan una falsa sensación de hidratación como las vaselinas, ceras, siliconas, etc.”, tal como apunta Inmaculada Canterla.