Lifestyle

La música en la televisión

¿Por qué cada vez hay menos actuaciones musicales de profesionales en la televisón y más de 'amateurs'?

¿Por qué cada vez hay menos actuaciones musicales de profesionales en la televisón y más de 'amateurs'?

Publicidad

No sé si os habéis fijado pero desde hace años es difícil encontrar un programa en televisión donde actúen músicos profesionales o se hable de música. Los que tenemos cierta edad (tampoco demasiada) recordamos perfectamente “La Quinta Marcha”, “Música Sí” o incluso “La Bola De Cristal”. Pero ese formato murió hace mucho tiempo, a la vez que nacía y crecía el formato más reality como “OT”, “La Voz” y muchos otros. Sin contar las famosas galas de Navidad y Fin de Año, a día de hoy uno de los pocos programas donde puedes ver profesionales cantando es “Tu Cara Me Suena”, y creo que estamos de acuerdo que no es lo que podemos entender por un programa musical. ¿Qué está ocurriendo entonces?

Bueno, es algo que hace algún tiempo comenzó a preocuparme y lo hablé directamente con los responsables de cadenas y programas prime time. Resulta que según tienen comprobado cuando hay actuaciones musicales en sus programas de profesionales baja su audiencia y la gente desconecta. Curioso ¿Verdad? Vemos como no hacen más que aflorar y convertirse en fenómenos sociales los programas de nuevos talentos con dotes dudosas para cantar y que tienen enganchados a la audiencia pero en cambio artistas consagrados no interesan ¿Cómo puede ser?

La respuesta es muy sencilla, a los humanos nos encanta una buena historia, y más si la vivimos desde el principio. Somos soñadores por naturaleza, y hay algo mejor que compartir el sueño de otro. Mientras estamos viendo el talent show de turno compartimos los sueños de los participantes ¿Quién no se sintió un peón de albañil con Bustamante? ¿Quién no soñaba con que Bisbal, un chico de Almería que cantaba en una orquesta llamada Expresiones, pudiese convertirse en uno de los artistas españoles más internacionales? Ese es el secreto de las increíbles audiencias que tuvo en su momento ese programa. Luego llegó Risto, el que destrozaba sus sueños, un enemigo a odiar entre todos, más historia que nos engancha y que compartimos. Porque si los humanos amamos las buenas historias, las que podemos compartir ya son droga pura, ¿O no ha sido el caso por ejemplo de “Juego de Tronos”? Y eso que todos sabemos que es ficción (bueno, alguno a lo mejor no lo sabe), imaginaos cuando todos compartimos la historia y los sueños de una persona real, de la calle, con quien sentirnos identificados. Es nuestro momento de pensar que si ellos han cumplido sus sueños por qué no los vamos a cumplir nosotros.

Así que la respuesta a este artículo es muy sencilla, nos encanta la música, no podemos vivir sin ella, cada año hay más festivales, los números de streaming se disparan, pero aún nos gustan más las buenas historias.

Publicidad