Actualidad

Baile de debutantes en Cibeles

La Fashion Week Madrid se despidió ayer con una jornada en la que las propuestas vinieron de la mano de nuevas incorporaciones y homenajes a la figura de la mujer en la moda.

La Fashion Week Madrid se despidió ayer con una jornada en la que las propuestas vinieron de la mano de nuevas incorporaciones y homenajes a la figura de la mujer en la moda.

Publicidad

«Si te diviertes y eres auténtico en lo que haces, el éxito viene solo». Así se pronunciaron Agatha Ruiz de la Prada y su hija Cósima Ramírez, directora de relaciones internacionales de la firma, ante la experiencia que han disfrutado durante seis días en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. La 69ª edición de la semana de la moda española culminó ayer con una jornada de debutantes, entre los que destacaban las nuevas incorporaciones de Pilar del Campo, Carlota Barrera y Maison Mesa, firma del veterano diseñador Juan Carlos Mesa y que ha estado entre las incorporaciones de esta convocatoria de la Fashion Week Madrid.

A primera hora del martes, en el Patio de Cristal de la Casa de la Villa, antiguo ayuntamiento de Madrid, Pilar Dalbat irrumpía con una colección de 36 piezas: abrigos, capas, trajes de chaqueta y otras prendas en las que la seda, el terciopelo y el color buganvilla eran predominantes. La diseñadora, que tiene sus talleres en Granada, ha trasladado la pasarela a un escenario de ficción en el que, tras un golpe y un ruido de cristales cayendo al suelo, vistió a la mujer de hoy: «la villana moderna». El accesorio estrella del desfile fueron los sombreros de la marca Fernández y Roche, la fábrica de sombreros más antigua de España y que ha diseñado una cápsula para el desfile de la diseñadora.

La Fashion Week Madrid acabó con una nueva alusión a la mujer. Ya lo confesaba Teresa Helbig a LA RAZÓN: la costura favorece a la mujer con «prendas que no la esconden ni la disimulan, sino que celebran su cuerpo y su carácter», explicaba la diseñadora que, junto a la modelo Ana Arto, recibió el premio L'Oreal de esta edición. Por tanto, no solo fue la firma de Dalbat la que tuvo a la mujer como protagonista, sino también Maison Mesa, que presentó «Las vampiras». En la pasarela mezcló danza, música y moda con el objetivo de mostrar a mujeres poderosas, con eterna belleza y que disfrutan de ello sin tener en cuenta edades, tamaños ni tener por qué vestir vestidos ceñidos que impidan la facilidad de movimiento del propio cuerpo.