El clan Bosé despide a Bimba

Los amigos y compañeros de la modelo arroparon a su familia durante el último adiós que se le dio ayer en Madrid, en el tanatorio de La Paz.

Pedro Almodóvar

Los amigos y compañeros de la modelo arroparon a su familia durante el último adiós que se le dio ayer en Madrid, en el tanatorio de La Paz.

Miguel Bosé logró llegar a tiempo para despedirse de su sobrina. Para evitar el contacto con la Prensa, el cantante accedió por la puerta trasera al tanatorio La Paz, en Alcobendas, donde ayer la familia y amigos de la modelo se reunieron para darle el último adiós. Hasta entonces, su presencia era una incógnita, ya que Paola Dominguín, tía de Bimba, había afirmado el lunes que, debido a la combinación de vuelos que tendría que tomar desde Panamá, Bosé no llegaría al velatorio. Sin embargo, y contra todo pronóstico, logró estar presente en este momento tan duro para él y toda la familia.

.

El resto del clan Dominguín- Bosé, a excepción de la abuela de Bimba, Lucía Bosé, también acudió al tanatorio de Alcobendas, a donde fue trasladada la modelo tras su fallecimiento la madrugada del lunes en el Hospital Ramón y Cajal. Su actual pareja, Charlie Centa, que queda viudo con tan sólo 24 años, sí entró por la puerta principal, aunque prefirió guardar silencio ante los medios de comunicación que allí se encontraban. Centa, también modelo y dj, fue el mayor apoyo de Bimba desde el momento en que se conocieron, como ella misma afirmó en varias ocasiones. También estuvieron presentes su ex marido, Diego Postigo, con el que estuvo casada de 2006 a 2013, y la hija mayor de ambos, Dora, de 12 años. La ausencia más notoria fue la de la abuela de la fallecida, de 85, que no pudo viajar hasta Madrid.

La familia de la modelo, que fue incinerada ayer, estuvo acompañada de muchas caras conocidas, amigos y compañeros con los que Bimba compartió escenarios y pasarelas durante su larga carrera. Se acercaron hasta allí para despedirse la cantante Rosario Flores, que la definió como «un sol» y deseó que «esta enfermedad deje de llevarse vidas», y Pedro Almodóvar, con quien hace poco Bosé hizo un cameo para «Julieta». El director afirmaba a la salida del tanatorio que «el mensaje de Bimba está claro para todos los que estábamos allí y para su familia. Lo único que puedo hacer es acompañarlos». Afirmó también que la recordaría «guapísima, con muchos colores de pelo, que todos le quedaban bien. Fue una chica muy creativa y una gran amiga». A pesar del frío y ya entrada la tarde, siguieron llegando a despedirse de Bimba incontables amigos, como Melody, Nacho Duato, Topacio y los diseñadores Francis Montesinos y Elena Benarroch. Su gran amigo Mario Vaquerizo también estuvo presente desde temprano. Rossy de Palma, que prefirió no hacer declaraciones, acudió acompañada de otra chica Almodóvar, Bibiana Fernández, que sí aprovechó la ocasión para recordar una significativa frase de Bimba: «La vida es una fiesta».

«Seguir el dictado»

Algunos, como el modisto e íntimo amigo de la fallecida, David Delfín, prefirieron utilizar la puerta de atrás para evadir a los medios. Su asistencia tampoco estaba asegurada porque se encuentra muy enfermo. Sin embargo, sacó fuerza para despedir a su musa y socia. Su amiga, la actriz Antonia San Juan, declaró con el rostro desencajado que es inevitable estar tristes ante la muerte de una persona de 41 años, aunque aseguró que intentaría «seguir el dictado» de la modelo. Jordi Mollà, que trabajó con ella en «El cónsul de Sodoma» (2010), la definía ayer como una «persona rock & roll» y, con un hilo de voz, afirmaba: «Ahora podrá hacer un dueto con Bowie».

Cayetana Guillén Cuervo, Pepón Nieto y Ángel Nieto no dudaron en definir a Bimba como un ejemplo de vida. La amiga de la familia y colaboradora de LA RAZÓN, Carmen Lomana, afirmaba que «era una persona tan positiva que nunca pensamos que se iba a ir. Ella tampoco querría mucho drama. Siempre estuvo muy fuerte y sabía que se encontraba muy mal, pero incluso hacía bromas con su enfermedad.» El presentador José Manuel Parada, a su entrada, sólo pudo articular unas palabras: «Maldita enfermedad. Maldito cáncer.»

Se dieron cita también representantes políticos como Toni Cantó, de Ciudadanos, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que confesó que «ha sido una gran pérdida, una chica tan joven, tan llena de vida y tan luchadora. Las personas, mientras las recordemos, siguen con nosotros. Bimba nos ha dejado una gran enseñanza: luchar hasta el final y vivir intensamente hasta el último momento». Añadió que «es un momento terrible y no hay consuelo para la familia, pero hay que apoyarles y transmitirles nuestro cariño»