El fin de semana español de Pippa Middleton

La hermana de la duquesa de Cambridge y su prometido viajaron a San Sebastián junto a unos amigos

Middleton, en Londres el año pasado
Middleton, en Londres el año pasado

La hermana de la duquesa de Cambridge y su prometido viajaron a San Sebastián junto a unos amigos

Intentó pasar desapercibida, pero no lo logró. Pippa Middleton y su prometido, el empresario multimillonario James Matthews, pasaron el pasado fin de semana, junto a otras dos parejas, en el norte de España. La ciudad elegida, San Sebastián. A pesar de la lluvia intermitente, se pudo ver en la capital guipuzcoana al grupo de amigos paseando por la playa de La Concha. No dudaron en fotografiarse con la bahía de fondo, aunque la empresaria, celosa de su intimidad, rehusó hacerse selfies con los viandantes que la reconocieron a su paso. Parece escarmentada por el acoso de los «paparazzi» y por ser víctima hace unas semanas del robo de más de 3.000 fotografías personales de su cuenta en iCloud, entre las que había imágenes de sus sobrinos, los príncipes George y Charlotte; de ella en las pruebas de su vestido de novia y de su prometido desnudo, muchas de las cuales han sido ofrecidas a diarios británicos para su publicación.

- Personajes ilustres

Los novios se hospedaron en el Hotel de Londres y de Inglaterra, un cuatro estrellas de decoración clásica y con espectaculares vistas en primera línea de playa y muy vinculado a la historia. Cuentan que desde allí partió al exilio la reina Isabel II tras el triunfo de la Revolución de 1868. En él se han hospedado personajes ilustres como David Strauss, la archiduquesa Isabel de Austria o Henri Marie de Toulouse-Lautrec.

El sábado a mediodía, el grupo de amigos eligió el Branka para degustar la gastronomía vasca. Es un restaurante situado junto a la playa de la Ondarreta, un enclave privilegiado de la ciudad en el que está instalada la escultura «El peine del viento», de Eduardo Chillida. «Es un lugar maravilloso», afirmó la «hermanísima» a su salida del local. Allí degustaron y repitieron varias raciones de jamón y pimientos de cristal y, como plato principal, Pippa Middelton se dejó aconsejar y pidió rape. Regaron el encuentro con Macán, un Vega Sicilia elaborado en Rioja y, de postre, se animaron a probar una tarta de pisos que servían como celebración en una mesa cercana del establecimiento, pero con té, en lugar de café. El Branka es un lugar familiar y muy frecuentado por actores internacionales que acuden al Festival de Cine de San Sebastián. Richard Gere y su novia Alejandra Silva o Ethan Hawke y Ewan McGregor han sido algunos de sus comensales más conocidos.

No es la primera vez que la «novia del año», como se la ha apodado tras conocerse su compromiso con el empresario británico, visita nuestro país. Ya lo hizo hace tres años, cuando celebró su trigésimo cumpleaños con una fiesta por todo lo alto en Sevilla. Además, su hermana, la duquesa de Cambridge, compra por encargo a la madre de su niñera, de origen español, ropa para los pequeños príncipes en Irulea, una tienda situada en la Parte Vieja de San Sebastián. Pippa Middleton se convirtió en un personaje público cuando acaparó todos los focos siendo la dama de honor en la boda de Kate con el príncipe Guillermo en abril de 2011.