El no novio de Tamara Falcó: «Nos vemos en misa»

Pepe Luis Vázquez Jr. y la hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón son sólo amigos. Acuden juntos a acciones de voluntariado social y él admira, sobre todo, «la conversión de Tamara, porque estaba muy alejada de Dios»

Pepe Luis Vázquez Jr. es hijo del torero del mismo nombre. Tamara Falcó  y Pepe Luis se conocen desde hace tres años
Pepe Luis Vázquez Jr. es hijo del torero del mismo nombre. Tamara Falcó y Pepe Luis se conocen desde hace tres años

Pepe Luis Vázquez Jr. y la hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón son sólo amigos. Acuden juntos a acciones de voluntariado social y él admira, sobre todo, «la conversión de Tamara, porque estaba muy alejada de Dios»

«No es mi novio, es mi amigo y no tengo mucho más que decir al respecto». Así de tajante se muestra Tamara Falcó ante las fotos en las que se la ve paseando con su amigo, Pepe Luis Vázquez, Jr. y, como no podía ser de otra forma, ya que ambos se han especializado en Comunicación –Tamara estudió la carrera en Estados Unidos y el nieto del torero, Pepe Luis Vázquez, está a punto de licenciarse en Periodismo por la Universidad Villanueva de Madrid– ninguno de los dos tiene ningún problema en comunicar y desmentir que mantengan una relación más allá que la de una amistad que ya dura tres años. Lo sorprendente es que relacionarles sentimentalmente no hubiera salido antes, dado que nunca se han ocultado, hacen muchos planes juntos y Tamara suele estar en la mira de los objetivos. La religión los unió y les ha llevado a salir juntos, a veces solos y a veces en compañía de un grupo de amigos, según nos confirma Vázquez Jr.: «Tamara y yo vamos a acciones de voluntariado, de apostolado y a misa desde hace tres años, que es cuando nos conocimos, y aunque tenemos una gran diferencia de edad somos muy amigos porque la religión nos ha unido. Pensamos muy parecido, hablamos el mismo idioma y tiene un espíritu juvenil donde no hay edades. Nos reímos mucho porque ella es muy alegre, divertida y aprendo mucho de su humildad y valentía».

Pepe Luis Vázquez, Jr., nunca se ha sentido intimidado por esta relación, a pesar de que la hija de Isabel Preysler suele llevar una legión de fotógrafos tras de ella. Cierto es que el joven ya está acostumbrado, porque es uno de los mejores amigos de Gloria Camila. «A Gloria ahora la veo menos porque vive en Sevilla, pero nunca me he sentido molesto por la presencia de fotógrafos, y eso que tanto con ella como con Tamara nos movemos por la calle de forma natural». Esta semana se publicaban unas fotos de la pareja en las que se apuntaba a que podrían estar manteniendo una relación más allá de la amistad. «Tamara me comentó que nos habían hecho fotos, pero no las he visto, ni tampoco lo he comentado más con ella. No soy el nuevo novio de Tamara. El otro día fuimos a una residencia de ancianos y nos pararon por la calle. Ella lo desmintió, dijo que no había nada, que nos conocemos desde hace tres años», asegura.

Planes fuera de la iglesia

Acudir al mismo centro religioso les hizo formar un grupo muy activo de WhatsApp en el que también estaba el hermano pequeño de Tamara, Duarte Falcó. Allí comentaban «muchísimas cosas», nos confirma Pepe Luis: «Los dos seguimos teniendo muchos amigos en común, aunque ese grupo en el que chateábamos se disolvió, pero nosotros continuamos en contacto porque tenemos sacerdotes amigos o ella me invita a que la acompañe, por ejemplo, a un comedor social. También vamos a misa juntos. Hacemos muchos planes de religión, pero también fuera de la iglesia. Vamos al cine, salimos a cenar, tomamos el aperitivo después de misa o se viene a casa a comer con mi hermana, pues los dos vivimos juntos en un piso que tienen mis padres en Madrid. Tengo que decir que suelo cocinar yo y no me complico la vida. Creo que mi cocina no le gusta mucho, pero no se queja. Tamara es una persona muy humilde; podría presumir de ello y no lo hace. Disfruta la religión, le da paz», asegura.

Curiosamente, Pepe Luis es uno de los testigos del proceso de cambio, para bien, que ha vivido Tamara Falcó: «La conversión de Tamara me ha parecido asombrosa porque ella estaba muy alejada de Dios. Me asombra la valentía que tuvo al dar el paso y decirlo públicamente, porque creo que en su mundo está mal visto ser católico, ya que implica tener unos valores, como la defensa de la vida y estar en contra del aborto, que parecen antiguos, pero al hacerlo con tanta naturalidad la respetan bastante».