Laura Sánchez: «No me identifico con ningún partido político»

Con proyectos de futuro y asumiendo el papel de empresaria, brinda con Licor 43 por una vida plena junto a su novio, el cantante David Ascanio

Laura Sánchez. Modelo
Laura Sánchez. Modelo

Con proyectos de futuro y asumiendo el papel de empresaria, brinda con Licor 43 por una vida plena junto a su novio, el cantante David Ascanio

Laura Sánchez forma parte de ese palmarés de modelos españolas que demuestran que la marca España también presume de curvas fuera de sus fronteras. Para la entrevista nos citamos en un rascacielos donde Laura va con miedo y se sitúa de espaldas a las vistas de la capital. La altura le aterra, aunque su día a día no es menos vertiginoso que aquella planta 52. Está allí para celebrar la nueva imagen de Licor 43, una bebida clásica, como ya clásicos son en la pequeña pantalla sus rasgos marcados y a veces andróginos, que la diferencian de las otras «tops» nacionales. Además de poseer junto a David Ascanio, su pareja, una original firma de ropa de baño, se reconoce como una «show woman» todoterreno. Así, relajada y segura, no teme contestar a preguntas sobre ella y la hija que tiene con Aitor Ocio. Y es que, entre proyectos –aún secretos ya que están sin firmar– y eventos, luce una actitud segura de sí misma y de porte recio. Se codea con compañeras de profesión que han pasado a ser amigas, como Nieves Álvarez, con la que fue a la fiesta flamenca de Valentino en Madrid, donde la polifacética chica se movía como pez en el agua. Modelo y empresaria: atentos y no le quiten el ojo de encima, ya que esta chica de eternas piernas dará que hablar.

–¿En qué momento profesional y personal está Laura Sánchez?

–En mi mejor momento. Creo que cada día que te levantas es tu mejor momento. Profesionalmente, tengo muchos proyectos, que creo que hay disfrutarlos en el camino, no sólo cuando se llega a la meta. Feliz con Bloomers & Bikini y con proyectos televisivos que están por llegar.

–¿Con qué político actual se tomaría una copa?

–Te diría miles con los que no me la tomaría, o a los que se la tiraría a la cara. Nos mienten constantemente y no se creen ni ellos mismos lo que nos están contando. No me gusta la política pero disfruto viendo debates políticos y hay días en que tengo que apagar la calefacción en casa de lo encendida que me ponen.

–¿Se siente identificada con algún partido o color político?

–No, y es muy triste.

–¿Es actualmente más «show woman» que modelo?

–Soy, ante todo, una trabajadora que disfruta con su trabajo. En el ámbito laboral disfruto con el riesgo y ese miedecillo. Aunque mi afición por el «show» no me vino hasta tarde, ya que siempre quise ser veterinaria, e incluso empecé la carrera de Historia, ¡nada que ver! Mi obsesión fue sacar un 7,8 en Selectividad, aunque puede que haya acabado en este negocio por desvergonzada.

–¿Cómo se cuida a diario una modelo?

–Sonará como un tópico, pero no hago dieta. No me privo de nada y como bien, en cantidades, sólo que no me gustan los dulces. Para mí es un castigo si me tengo que comer el postre. Cada vez hago más deporte del que hacía, una tabla diaria de 15 minutos que me propuse para este año y hasta ahora he cumplido.

–Si pasases por quirófano, ¿qué se perfeccionaría?

–¡Me subiría el culo, que cuesta una barbaridad en el gimnasio!

–¿Cómo va la colección de ropa de baño Bloomers & Bikini de la que es diseñadora?

–Pues va genial, presentamos colección este mes y estará en tiendas antes de Semana Santa. Tenemos más de 40 puntos multimarca nacionales y la venta on-line para quien quiera pillarse un modelo.

–Historiadora, modelo... y diseñadora

–Esa faceta salió toda de mí, nadie me la enseñó. Estaba aburrida y empecé a inventar por la necesidad de comercializar este tipo de bikini que no encontraba por ningún sitio y que vi a una chica que vendía en una bolsa por Tarifa. Son bikinis que sirven como bragas. La empresa somos dos: mi chico y yo. Ya llevamos más de tres años.

–Tras casi seis con David Ascanio, ¿cuándo van a sonar las campanas de boda?

–Pues el anillo lo llevo esperando hace años, si David me propone que me case con él, aceptaría sin pensarlo, y eso él lo sabe. La cosa es que no creemos en la firma, creemos en la celebración. Entonces lo celebramos cada día.

–¿Ampliar la familia está en sus planes?

–¡Sí, eso sí! Aunque nunca encuentro el momento. Se aplaza hasta que deje de posponerse y ocurra (ríe).

–Y hablando de peques... ¿cómo está su relación con Naia, su hija con Aitor Ocio?

–Pues está genial, cumple nueve años y va creciendo como otra niña cualquiera. Paso la mitad del mes en Madrid y la otra mitad en Bilbao, donde tengo casa desde hace ocho años, es una custodia compartida en toda regla.

–¿Cómo lo lleva la niña?

–Pues como muchos hijos de padres separados. Intento dialogar todo lo que puedo.

–¿Ha mejorado la relación con Aitor?

–¡Paso palabra!

–¿Piensa solicitar de nuevo el cambio de custodia que posee el padre?

–Nunca lo he «pedido», simplemente me he defendido por mi hija.

–¿Se vería en un formato de telerrealidad como «Supervivientes»?

–¡No! Soy súpersimpática hasta que tengo hambre. Yo encantada de hacer televisión mientras pueda comer.

–En su ámbito, ¿qué le han parecieron las últimas Semanas de la Moda?

–Espectaculares los volúmenes de Giambattista Valli, también destaco la puesta en escena del desfile de Chanel con las plantas maravillosas en el escenario, Jean Paul Gaultier y Armani, que es ya un clásico para mí que nunca decepciona.

–Le habrá dado morriña ver las pasarelas. ¿Qué recuerdo guarda con mayor cariño de su carrera como modelo?

–¡Cuando me cogió un bajo Yves Saint Laurent! Estuve propuesta para desfilar para él en tres ocasiones y no lo llegué a cumplir. Pero el sastre me hizo aquel arreglo en su misma casa de París con unas manos temblorosísimas, que yo creía que me iba a pinchar, aunque me cancelaron el desfile al día siguiente.

–Cuéntenos, ¿qué le gustaría hacer de aquí a unos meses y dónde le vamos a disfrutar?

–Voy a hacer televisión, ¡pero no puedo contar nada aún ya que no lo he firmado! Estoy muy ilusionada y el proyecto sería para este mismo año, tranquilos. que me váis a ver.