Scarlett Johansson luchará por la custodia de su hija

A lo Angelina Jolie, la actriz le ha pedido el divorcio a su segundo. marido, Romain Durac, para evitar que se lleve a la niña a París

Scarlett Johansson en una gala en Nueva York el pasado 18 de febrero
Scarlett Johansson en una gala en Nueva York el pasado 18 de febrero

La actriz Scarlett Johansson ha solicitado el divorcio a su todavía marido, el francés Romain Dauriac, por lo que se augura una dura batalla judicial, al más puro estilo del mantenido por los actores Angelina Jolie y Brad Pitt, y en el que está en juego también la custodia de su hija en común, según «The New York Post».

La protagonista de «Lost in traslation» ha demandado a Dauriac en la Corte Suprema de Manhattan alegando que su matrimonio está «irremediablemente roto». Además, pide al juez la custodia principal de su hija, Rose Dorothty, de dos años, para así evitar que la pequeña se traslade a más de 9.000 kilómetros, distancia que separa Hollywood de la capital francesa. Una cuestión por la que, según Harold Mayerson, abogado del padre de la niña, piensa pelear. «A Dauriac le gustaría mudarse a Francia con su hija, ya que Johansson viaja mucho por motivos de trabajo», explicó Mayerson.

Fue un amigo en común, el tatuador Fuzi Uvtpk, quien les presentó en 2013 y quién les tatuó a ella en un costado la herradura con la leyenda «Lucky You» y a él «Illusions perdues», en el antebrazo. Un año después, Johansson y Dauriac se casaron en secreto, en 2014, tras el nacimiento de Dorothy. Aunque algunos medios aseguran que llevan separados desde el verano, fueron vistos juntos por última vez en París, en octubre del año pasado, cuando la artista decidió separarse tras asumir que no tenía mucho en común con su marido, según la revista «US Weekly». De hecho, la protagonista de «Lucy» acudió a la 89ª ceremonia de los Oscars y a la posterior fiesta organizada por «Vanity Fair», acompañada por su representante, Joe Machota.

Tras separarse, firmaron un acuerdo de co-paternidad en el que asumían que cada uno de ellos pasaría dos semanas con la niña. Sin embargo, el reciente traslado de la actriz a Nueva Zelanda, para filmar su última película de ciencia ficción «Ghost in the Shell», provocó cambios en dicho acuerdo. Cuando Dauriac protestó al sentir que su vida giraba en torno a los horarios de su mujer, el abogado de la actriz le recriminó con un «ésto es lo que hacen en Hollywood». Este era el primer matrimonio del periodista y ex editor de la revista «Clark», especializada en arte urbano; y el segundo, para Scarlett, quien se casó en 2008 con Ryan Reynolds.

- Sin fe en el matrimonio

En una entrevista a «Playboy» con motivo del «Día de los enamorados», la actriz afirmó que «estar casado no tiene nada que ver con no estar casado y cualquier persona que diga lo contrario está mintiendo. Tienes que elegir un camino. Creo que la idea del matrimonio es muy romántica; es una idea bonita y puede ser algo muy bello, pero no creo que sea natural ser monógamo».