Una guardería «low cost» para el príncipe George

El príncipe George, junto a su hermana Charlotte y sus padres, los Duques de Cambridge, en la felicitación navideña
El príncipe George, junto a su hermana Charlotte y sus padres, los Duques de Cambridge, en la felicitación navideña

La escuela Montessori Nursey Westacre cuesta 44 euros al día y ofrece ayuda financiera a los padres que no puedan costear los estudios de sus hijos.

Los duques de Cambridge ya están empezando a tomar las decisiones más importante para el futuro de sus hijos en el ámbito de la educación. A partir del mes de enero, el pequeño George, a sus dos años de edad, empezará su vida escolar en el Montessori Nursey Westacre, que está cerca de la mansión de sus padres en Norfolk. Esta decisión no ha pasado inadvertida a la prensa inglesa por dos razones. Aunque su residencia oficial es el Palacio de Kensington de Londres –donde los precios de los centros educativos no bajan de los 20.000 euros–, William y Kate consideran que su verdadero hogar es su mansión en el este de Inglaterra, por lo que quieren que su primogénito estudie cerca de casa. También es más que significativo que no hayan escogido ningún centro elitista. Al revés: la Montessori Nursey Westacre es un centro «low cost» si se tiene en cuenta su coste modesto: 7,4 euros por hora y 44 por día, lo que supondría unos 1.300 euros al mes.

Ayudas económicas

También ofrece ayudas económicas a los padres que estén más agobiados a finales de mes para pagar sus honorarios, una posibilidad que, de más está decir, los duques de Cambridge no contemplan. Por su arquitectura pocos podrían decir que es una guardería, ya que se encuentra en una capilla reconvertida para uso escolar. Los alumnos están en una franja de edad entre los dos a cinco años, no más de veinte por clase y algunos de ellos con alguna discapacidad física o intelectual como el autismo. En cada clase hay niños de diferentes edades, para que las actividades sean más enriquecedoras, y no hay ninguno problema en cambiar a alguno de los críos de aula si se valora que su progreso sería mejor en otra. La flexibilidad es una de sus máximas. En el último informe Ofsted –que evalúa los estándares de educación en el Reino Unido su calificación es «buena».

La Montessori Nursey Westacre fue inaugurada hace 23 años. Su horario es de 9 a 12 de la mañana los lunes, miércoles y viernes y de 9 a tres menos cuarto de la tarde los martes y jueves. Sin embargo, según una fuente del «Daily Mail»: «George no irá cuando estén en Londres. La pareja ha decidido que mientras el duque trabaje como piloto de ambulancia en East Anglia, sería bueno que asistiera a una escuelita local». Una de las primeras actividades en las que participarán William y Kate será ir a la guardería para jugar con su hijo con el fin de que se sienta seguro en ese entorno antes de iniciar oficialmente las clases.

Los padres de George también han tenido en cuenta la seguridad. Desde que su madre falleció en un accidente de tráfico en el Puente del Alma de París tras ser perseguida por los paparazzis, William está obsesionado por que no vuelva a ocurrir una desdicha similar en su familia. Ya mostró sus quejas el pasado mes de agosto cuando los fotógrafos asediaban a George y a su niñera para hacerles unas instantáneas en el parque. Por la situación geográfica de la guardería de su hijo, puede respirar tranquilo, ya que se encuentra en una calle con acceso restringido. A los pocos días de conocerse la noticia, un portavoz del centro afirmó: «Estamos deseando dar la bienvenida a George. Aquí, los niños muestran altos niveles de autocontrol. Son respetuosos con los demás y con el medio ambiente, son confiados y alcanzan su independencia gracias a la ayuda del personal de apoyo». Claire Schofield, una especialista en educación infantil afirmó, a un diario británico que «ir a la guardería será un gran paso para el príncipe George porque ya no estará sólo con niñeras y podrá interactuar con otros niños, hacer amigos, aprender a compartir y desarrollar sus habilidades en comunicación».

Cabe recordar que la primera etapa escolar de William fue en una guardería de Notting Hill, la Sra. Mynors, donde acudió cuando tenía tres años de edad. En su momento el precio por las clases era de unos mil euros al año, unos casi tres mil euros en la actualidad. Sin embargo, el padre de George, William, y su tío, Harry, no son ajenos al método Montessori, ya que acudieron a sus centros por un breve espacio de tiempo. Y su abuela, la princesa Diana trabajó como asistente en una guardería de Montessori antes de casarse con el príncipe Carlos.