¿Cuánto valen todas las partes del cuerpo humano?

Si sumáramos los productos químicos que nuestro organismo porta nos darían unos 150 euros. Pero el coste de extracción lo haría poco rentable.

Si sumáramos los productos químicos que nuestro organismo porta nos darían unos 150 euros. Pero el coste de extracción lo haría poco rentable.

Si tuviéramos una máquina capaz de reducir a un ciudadano medio a un montón de frasquitos con los productos químicos que hay en venas, fluidos, músculos, células, huesos y médulas, el resultado sería más modesto de lo que podemos imaginar. El 61% de nuestro peso corresponde a agua. De manera que los elementos más presentes en nuestro organismo son el hidrógeno y el oxígeno, que tienen un reducido valor de mercado. Hay 60 sustancias diferentes en la anatomía de Homo Sapiens que van desde el carbono al zinc pasando por flúor, hierro, magnesio, tungsteno, plata o antimonio.

Pero disponemos de una cantidad muy pequeña de cada uno de ellos. Sólo seis elementos forman el 99% de un cuerpo: oxígeno, hidrógeno, carbono, nitrógeno, calcio y fósforo. Si encontráramos un humano de 80 kilos de peso que quisiera vender sus elementos químicos en el mercado, la tasación sería una tarea ardua ya que muchos de estos elementos sólo se venden en grandes cantidades, es complicado estimar su precio a millonésimas de gramo

El elemento más abundante, el oxígeno, sumaría 49 de los 80 kilos del vendedor. A un precio medio de 0,20 euros por kilo, podrá obtener 9,83 euros con él. Algo más podríamos sacar del potasio. Únicamente tenemos 0,16 kilos de este elemento, pero su precio de mercado ronda los 650 euros por kilo. Así que vender nuestro potasio nos reportaría unos 104 euros. Vender los 0,11 kilos de sodio que tenemos arrojaría unos 28 euros.

Hay metales cuya presencia es tan pequeña que tendrían valor cero. Por el cobre, el plomo, el zinc y el titanio de nuestro cuerpo no nos darían ni un céntimo. Quizá nos parezca más prometedora la presencia de rubidio. Este elemento tiene un valor de mercado de unos 10.000 euros el kilo. En el mundo de la química y la ingeniería es una materia prima muy codiciada. Es común que se use en la elaboración de relojes atómicos. Pero no contamos ni siquiera con una millonésima de kilogramo de este material... En el mejor de los casos, podríamos sacar seis euros de él. Sumando todo lo que nuestro organismo lleva encima nos daría unos 150 euros... Pero el coste de extracción de cada material sería tan caro que la operación terminaría siendo una auténtica ruina. Mejor tratar de vender otro producto más accesible.

¿Puede un incendio provocar una tormenta?

No es infrecuente que después de la propagación de un gran incendio forestal en la zona se comiencen a formar nubes de tormenta. Y es que el calor ascendente desde las tierras en llamas genera una dinámica de corrientes muy particular que termina en la formación de un tipo de nubosidad muy específico y solamente visto en las áreas incendiadas: los pirocúmulos. Además, estas nubes van cargadas de partículas de hollín generadas por el fuego. Dichas partículas pueden cargarse eléctricamente y generar como consecuencia rayos tormentosos que pueden provocar incluso nuevos focos del incendio.

¿Alguien ha sobrevivido al impacto de un meteorito?

En 2013 el impacto de un meteorito en Cheliabinsk provocó cientos de heridos. Pero ninguno fue por el impacto directo de la roca procedente del espacio, sino por la onda expansiva. Se conoce sólo un caso de persona a la que sí impactó un meteorito y vivió para contarlo: la estadounidense Ann Hodges dormía en su casa de Sylacuaga cuando una roca entró por la ventana de su habitación en 1954. La piedra rebotó en el suelo antes de caer en su cadera. El único daño que le provocó fue un gran hematoma.