Entrar por los ojos

Cuando las prestaciones de ciertos dispositivos pasan a un segundo plano debido a un cuidado diseño, estético y funcional, el producto nos entra por los ojos. Y si más tarde cumple todas sus promesas, miel sobre hojuelas.

Cuando las prestaciones de ciertos dispositivos pasan a un segundo plano debido a un cuidado diseño, estético y funcional, el producto nos entra por los ojos. Y si más tarde cumple todas sus promesas, miel sobre hojuelas.

Edición limitada

La cámara Leica M8 es un objeto de culto, como ciertas guitarras eléctricas, micrófonos y hasta pinceles. Henri Cartier Bresson y Nan Goldin son algunos de los genios que las llevaban a todas partes. Ahora Leica ha lanzado al mercado una cuidada edición limitada de este icono; si bien lleva el cuerpo original de la Leica Rangefinder hecho de aluminio, titanio y acero, le agrega una lente digital de 10.3 MP y un sensor de calidad profesional. Todo ello en un cuerpo completamente blanco con un toque futurista y retro al mismo tiempo. Precio: 8.000 euros

Lujo para los oídos

Acro es la nueva gama de dispositivos de los expertos en audio de alta resolución Astell & Kern. Y su primer lanzamiento ha sido el L1000, un altavoz amplificador para cascos. Tiene conectividad para hasta 4 tomas de 3,5 mm y 6,3 mm así como conectividad USB y bluetooth para PC y Mac. En su interior lleva dos chips AK4490 DAC, los mismos que se encuentran en los reproductores Astell & Kern AK380 de gama alta. Precio: 850 euros

Por caminos desconocidos

No es muy rápida, su velocidad máxima llega a los 80 km/h, pero el motor eléctrico de la moto Kalk, unido a su diseño «offroad», permite recorrer los caminos más salvajes sin temor a quedarse atrapado ni a contaminar el ambiente, un plus notable a la hora de atreverse con zonas menos conocidas. Su cuerpo de fibra de carbono y aluminio la hacen muy ligera y fácil de manio-brar. Precio: 1000 euros

La cocina del futuro

El diseño tiende en general a hacer más pequeños todos los dispositivos, desde los coches, hasta los teléfonos y los ordenadores. Ahora le ha llegado el turno a la cocina. No se trata tanto de reducir su tamaño, sino el lugar que ocupa. Y esa es la idea de MACS (Micro Apartment Cooking System), que combina todo lo que necesita para cocinar con inducción, cerámica y hasta un programa similar al fogón pero con una vuelta de tuerca: los cazos van en el interior de la encimera. Se acabó aquello de que se caiga una sartén y rompa la cocina o de los líquidos manchando todo. El MAC es un sistema de huecos y cazos de silicona y cerámica que mantienen el calor un 40% más que el resto de las cocinas, lo que permite ahorrar energía y tiempo. Su diseño facilita que se pueda mirar en el interior, sin tener que ponerse de puntillas. Precio: a partir de 5.000 €

Todo en su sitio

El diseño de la empresa coreana Mobileisland rompe con todos los conceptos de cargadores inalámbricos. Es una mezcla de legos con bandeja de sushi: bloques de construcción minimalistas que se unen para cargar nuestros dispositivos y mantener en orden el escritorio, mesilla de noche, etc. Como accesorios, también cuenta con un altavoz inalámbrico, una batería portátil y lámparas de escritorio. Todo el sistema se puede configurar de acuerdo al gusto personal. Precio: a partir de 180 €

Piezas únicas

No es una funda, ni una batería extra, tampoco es un altavoz portátil... es todo eso y más. Se trata de Moduware, básicamente una funda que se acopla al teléfono móvil y lleva en ella la posibilidad de sumarle nuevas prestaciones a nuestro teléfono. El paquete básico cuenta con una batería de 5.600 mAh, un altavoz, sensores de temperatura y humedad, una memoria de 32GB y luz LED, pero también se le puede agregar un analizador de aliento, un módulo para convertirlo en walkie-talkie o un espectrómetro, entre otros. Precio del paquete básico: 120€