Un besamanos Real de media hora

Los Reyes, acompañados de Doña Sofía, recibieron a los 397 invitados en el Palacio de la Almudaina. Hubo pocas reverencias, algunas inclinaciones de cabeza y ni rastro de Podemos

La Reina Letizia, que vistió un conjunto en negro y lució unas sandalias con tacón de pitón, junto a Don Felipe y la Reina Sofía en La Almudaina
La Reina Letizia, que vistió un conjunto en negro y lució unas sandalias con tacón de pitón, junto a Don Felipe y la Reina Sofía en La Almudaina

Los Reyes, acompañados de Doña Sofía, recibieron a los 397 invitados en el Palacio de la Almudaina. Hubo pocas reverencias, algunas inclinaciones de cabeza y ni rastro de Podemos

Don Felipe gana su primera regata como Rey. Una de las dos celebradas ayer en la bahía de Palma de Mallorca fue para la embarcación del soberano, que llegaba conduciendo su coche sobre las once de la mañana al Club Náutico, cuando casi toda la flota de la 34 Copa del Rey de Vela Mapfre había partido. La Infanta Elena, con sus dos hijos, Froilán, el mayor, y Victoria Federica, no quiso perderse la jornada de la mañana, siguió un buen rato las regatas y aprovechó para zambullirse en el agua. Esta vez, Don Felipe iba vestido con la equipación del barco «Aifos», bermudas, polo y mochila. La preparación fue corta: saludo de rigor a toda la tripulación, foto y a levar anclas, que ya llegaban tard. A pesar de eso, ha conseguido ganar una de las dos regatas disputadas ayer. Hubo un incidente cuando la embarcación de fotógrafos de prensa del corazón, llamada «Bobo», se lanzó al abordaje del «Aifos» en pleno virage por una baliza y casi choca con el barco de la Armada que patronea el Rey Felipe. Lógicamente ha habido una amonestación.

Después de la jornada de regatas, el rey acudía al palacio de la Almudaina para recibir a las autoridades y a una representación de la sociedad balear. En el patio de armas con todos los reposteros de gala asomando por las ventanas, que acuden para las recepciones oficiales sobre las ocho de la tarde, comenzaron a entrear los 397 invitados un 35 por ciento más que el año pasado por expreso deseo de los Reyes, por cierto, unos monarcas muy puntuales porque llegaron a las nueve en punto acompañados por la Reina Sofía. Desde dentro del palacio se escuchaban los vítores de los espontáneos que esperaban en la puerta su llegada. Media hora ha durado un besamanos con pocas reverencias y agunas inclinaciones de cabeza.

w Un abanico arcoíris

Entre los políticos de todas las ideologías excepto los de Podemos, que han decidido darles plantón, se mezclaban representantes de todos los estamentos de la sociedad balear, como la cantante Chenoa, el matrimonio Pomar, la cheff Macarena Castro, Carmen y Javier Sanz, del club náutico, así como de las distintas confesiones religiosas, el cantante y regatista Jaume Anglada, el representante del colectivo gay, que llevaba una llamativa cresta roja y se daba aire con su abanico arcoiris, o la de la ONCE, acompañada de su perro lazarillo por el que se interesó la Reina Sofía e incluso un caballero que aprovechó para entregarle un sobre a la Reina Letizia. Una vez terminado el besamanos, con la típica humedad mallorquina, el estrella michelin Andreu Genestra desplegócomo el cochinillo negro mallorquín, el suquet de pescado, la sepia con cebolla caramelizada, la sobrasada y el tumbet de gambas rojas.

El Rey vestía traje de chaqueta azul marino y corbata roja; la reina Sofía, un pantalón ancho a juego con una casaca anudada con unos cordones en un estampado frutal, y la Reina Letizia, que acaba de ser destacada en la lista de las más elegantes de «Vanity Fair» América, donde no hay ninguna reina ni heredera en ejercicio y se codea como elgante con Samantha Cameron o Charlize Theron, vestía de riguroso negro con sandalias finas con tacón de pitón haciendo juego con la cartera. El conjunto se componía de un pantalón ajustado a la cintura con pinzas recto y un top con volantes. Aproximadamente cuando en la Catedral de Palma daban las once y media y, antes de la media noche, había concluido la recepción oficial a las autoridades y representantes de la sociedad balear.

En el salón principal de la primera planta del Palacio de la Almudaina, se celebró un coctail de pie en el que los Reyes y Doña Sofía, cada uno por separado, conversaron con los asistentes. Algunos han aprovechado par dar el pésame a la Reina Letizia. Los asisntentes han respetado el «dress code» que se había exigido. La damas han hecho gala de altísimos tacones, quizá un poco arriesgados para el empedradodel patio donde ha transcurrido el besamanos.

Doña Letizia, entre las diez mejor vestidas

Cada año la revista «Vanity Fair» prepara una prestigiosa lista de los famosos mejor vestidos, entre los que se encuentran actrices de Hollywood, diseñadores, modelos, políticos y celebrities de todo tipo. En su edición 2015 la revista estadounidense ha incluido, entre las diez mujeres mejor vestidas, a la Reina. Doña Letizia ocupa el octavo lugar, justo después de Carlota Casiraghi. Destacan a su diseñador de cabecera, Felipe Varela, en concreto el traje rojo que utilizó para asistir a los Premios Nacionales de Investigación a principios de este año. La Reina no deja nunca su imagen al azar, pues siempre luce impecable, pero tampoco parece que pusiera horas de empeño en alcanzar ese resultado. La mujer detrás de ese «look», a la vez elegante y desenfadado, es Eva Fernández, antigua estilista sénior de la revista Cosmopolitan, que ahora asesora a la Reina en cuestiones de estilo.