Diseñadores que fallecieron demasiado jóvenes

Alexander McQueen, Dior, Versace... David Delfín se suma a la lista de modistos cuyas muertes conmocionaron al mundo de la moda

Christian Dior
Christian Dior

Alexander McQueen, Dior, Versace... David Delfín se suma a la lista de modistos cuyas muertes conmocionaron al mundo de la moda

Demasiado joven, demasiado pronto. Es lo repetido hoy, una y otra vez, en los mensajes de despedidas a David Delfín, como el emitido por la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), de la que formaba parte: «Resulta muy difícil para nosotros tener que despedirnos de forma tan prematura de una persona excepcional y un profesional único al que queremos y admiramos enormemente».

Lo cierto es que nadie está preparado ni para marcharse ni para ser despedido por última vez con solo 46 años, edad a la que el cáncer –una enfermedad que cada vez nos obliga antes a separarnos de muchos de nuestros seres queridos– se ha llevado consigo al creador malagueño.

Pero Delfín no es el único diseñador que ha fallecido a una edad temprana. El británico Alexander McQueen lo hizo a los 40 años, cuando el 11 de febrero de 2010, precisamente el día del funeral de su madre, fue hallado muerto en su casa de Londres. Fue allí donde se había ahorcado tras ingerir cocaína, tranquilizantes y somníferos, dejando una nota que ponía: «Cuidad de mis perros. Lo siento. Os quiero». Muchas fueron las teorías que especularon con la posible causa de su muerte. La última, en un libro biográfico sobre él, apuntaba al sida, aunque a día de hoy no está demostrado. Tres años antes, su mentora, Isabella Blow, también se suicidó a los 48 años.

Casi dos décadas atrás, en 1995, cuatro disparos acababan en Milán con la vida de Maurizio Gucci, nieto y heredero de la firma del gran Gucci, a sus 46 años. Su agónico cuerpo acabó en brazos de un barrendero que se encontraba trabajando en el lugar de los hechos. Su mujer, Patrizia Reggiani, como principal sospechosa, estuvo 18 años en prisión hasta que finalmente se supo que no fue ella sino cinco malhechores los asesinos.

También a los 46 años fallecía Manuel Mota, diseñador y director creativo de Pronovias, que el 8 de enero de 2013 fue hallado con una puñalada en el pecho en los lavabos de un centro de salud de Sitges. En un primer momento todo apuntaba a un homicidio, aunque luego fueron halladas en su mochila tres cartas que corroboraban el suicidio. Su hermana declaró entonces que Manuel «tenía ansiedad producida por una persona».

Con cuatro años más, 50, Gianni Versace fue disparado el 15 de julio de 1997 a las puertas de su mansión en Miami Beach. Su asesino, Andrew Cunanan, lo mató de dos tiros. Se especuló con que la mafia italiana estaba detrás del homicidio, aunque la policía pudo certificar que Cunanan se trataba de un homicida en serie, toxicómano, que actuaba en solitario.

Pero, sin duda, la que más expectación causó y sigue causando es la de Christian Dior, cuya muerte, el 24 de octubre de 1957 en Montecatini Terme (Italia), continúa siendo todo un enigma. El diseñador partía a los 52 años dejando consigo un mar de teorías que aún intentan dilucidar la causa de su fallecimiento: desde aquellas que apuntan a una espina de pescado a las que hablan de un infarto, que, según otras versiones, fue causado durante un vigoroso encuentro sexual.