Los duros inicios de Nina Agdal, novia de Leonardo DiCaprio, en la moda

El comienzo de la carrera como modelo de la danesa no fue nada fácil, ya que llegó con tan solo 40 dólares a Estados Unidos y acabó obsesionándose con su físico

Nina Agdal
Nina Agdal

El comienzo de la carrera como modelo de la danesa no fue nada fácil, ya que llegó con tan solo 40 dólares a Estados Unidos y acabó obsesionándose con su físico

Los comienzos de Nina Agdal en el mundo de la moda, antes de que su participación en los desfiles de Victoria's Secret y su relación con Leonardo DiCaprio la elevaran a la categoría de estrella, no fueron precisamente sencillos. La joven de 24 años ha confesado ahora que llegó a Estados Unidos desde su Dinamarca natal con muy poca confianza en sí misma y aun menos dinero.

"El inglés siempre fue mi peor asignatura en el colegio. Era demasiado tímida como para hablar con nadie y tenía mucho miedo. Aterricé con 40 dólares y un papel en el que llevaba escrita la dirección del apartamento de modelos", relata en una entrevista a Maxim, en la que también se sincera sobre la obsesión con su físico que desarrolló en esos primeros años y que le llevó a jugarse hasta la salud haciendo deporte de manera extrema.

"Pasé por épocas en las que entrenaba como tres o cuatro veces al día y me preguntaba: '¿Por qué no cambia mi cuerpo?'. Mis amigas me repetían sin parar: 'Tienes que descansar, tienes que dejar que tus músculos se relajen para que reaccionen de nuevo'. A veces menos es más cuando se trata de trabajar tu cuerpo. Pero entrenar más tampoco significa que puedas comer más. No puedes pensar que, por haber entrenado dos horas puedes tomarte esa porción de pizza, porque desde luego seguirá instalándose en su cul* o en cualquier otra parte sin importar lo que hayas hecho".

Afortunadamente, con el tiempo la guapa maniquí ha conseguido encontrar el equilibrio y comenzar a cuidarse sin llegar a un punto paranoide por tener un cuerpo perfecto. El yoga es uno de sus grandes secretos para esculpir la figura curvilínea que ha conseguido enamorar a uno de los solteros de oro de la meca del cine.

"Cuando realmente quiero llevar mi entrenamiento al extremo, hago Tone House. Es un ejercicio atlético con muchos movimientos que te obligan levantar el peso de tu cuerpo y hacer sprints. Es cardio a un nivel muy duro. También hago boxeo, que es genial para todo, y voy a Equinox y SoulCycle. Siempre estoy cambiando porque si no, no veo resultados", confesó a la misma publicación.

La modelo danesa y el oscarizado actor mantienen una discreta relación desde hace meses aunque no fue confirmada hasta el pasado julio, cuando salieron a la luz unas fotografías de ambos juntos en Malibú, California, en las que aparecían intercambiando toda clase de gestos de cariño sin disimulo alguno.