Puesta a punto

Cuidarse por fuera y por dentro es uno de los grandes propósitos de este año. ¡Hazlo fácil con estos consejos!

Cuidarse por fuera y por dentro es uno de los grandes propósitos de este año. ¡Hazlo fácil con estos consejos!

Hace unas semanas que dejamos atrás el 2018 y que estamos inmersos en un año nuevo. ¿Ya has hecho un reset y te has puesto las pilas para cumplir todos tus propósitos beauty? ¡Aún estás a tiempo! Toma nota de estos tips y ponte con ello. ¡Por tu cara! Es la carta de presentación y un indicador de la edad, que no siempre se corresponde con el aspecto físico real. Para que tu rostro luzca espléndido y muestre tu mejor versión, mímalo como se merece. Empieza por la limpieza. Un rostro resplandeciente debe estar libre de maquillaje, impurezas y toxinas. Aplícate un limpiador dos veces al día: por la mañana y antes de acostarte. Otro aspecto clave es el contorno de ojos, la parte más fina y delicada del rostro. Elige un producto que contenga ácido hialurónico, ya que tiene una gran capacidad para atraer y retener agua y devuelve a esa zona su firmeza. La centella asiática, por sus propiedades regenerantes, es otro gran aliado para cuidar el contorno de ojos. Opta por una crema específica y aplícatela cada mañana como primer paso en tu rutina de belleza diaria. La hidratación facial también es esencial. Recuerda aplicarte crema realizándote un masaje ascendente, desde la barbilla.

¡ConFIGÚRAte!

Lograr -y mantener- una silueta esbelta requiere de una alimentación adecuada, una rutina de ejercicios físicos y unos cuidados específicos. Y, sobre todo, de constancia, para ver resultados. Además de seguir una dieta rica en verduras y frutas y baja en grasas, detoxificarse, es decir, liberar el organismo de toxinas, es una opción complementaria y saludable. Añade zumos y batidos verdes a tu alimentación como un suplemento, nunca como una opción única. Lo que no debe de faltar en tu lista de propósitos para este 2019 es el ejercicio físico. Descarta los machaques en el gimnasio y céntrate en ser constante. Elige una actividad que te motive y que vayas a realizar con frecuencia, desde una caminata de 30 minutos hasta una clase de zumba, una partida de pádel o una sesión intensiva de crossfit. Incorpora una rutina de cuidados semanales, que incluya una exfoliación, y también diarios, en la que no falte la hidratación de todo el cuerpo -incluidos codos, rodillas y pies, los grandes olvidados-. Y, si quieres unos resultados mejorados, los tratamientos estéticos no invasivos pueden ser la mejor opción para combatir la flacidez y reafirmar la piel. Déjate aconsejar por un experto para lograr tus objetivos.

En equilibrio

Cuidarte por dentro es tan importante como hacerlo por fuera y es la única manera de alcanzar la plenitud personal. Terapias como el yoga y la meditación resultan muy efectivas para lograr un equilibrio físico y mental. La primera te ayuda a tener conciencia de tu cuerpo y mente y disminuir la ansiedad y el estrés, unos beneficios que comparte con la meditación, que también mejora la memoria y la capacidad de empatizar con los demás. Por su parte, el mindfulness es una terapia que nos invita a vivir el presente y centrarnos en el ahora, una tarea nada fácil. Poner en práctica esta técnica budista comporta otros beneficios como potenciar la creatividad, mejorar la empatía y la concentración. ¡Céntrate en ti y descubre tu universo más emocional!