Coleccionar coches clásicos se convierte en una inversión rentable

Los que más se revalorizan son los modelos de los años 50 y 60

"Hay gente que ha dejado de invertir en cuadros o diamantes para comprar coches especiales", explica Salvador González, del Club Coches Clásicos Europa. Invertir en coches clásicos se ha convertido en una apuesta más segura que el oro o los bonos del Estado. Según un estudio de una consultora británica, un vehículo puede llegar a revalorizarse un 25% solo un año después de haberlo comprado. Estos automóviles históricos son ya objeto de deseo en subastas y ferias internacionales porque, además de generar beneficios, los inversores pueden disfrutar conduciéndolos. Eso sí, el gasto en mantenimiento puede ser alto. Conservarlos en buen estado requiere un cuidado especial. Con un poco de ojo y no mucho dinero se puede hacer la inversión, y si no, esperar un siglo a que nuestro utilitario de hoy se convierta en un clásico de mañana. Alicia y José son amantes de los coches clásicos desde hace 30 años. Lo que descubrieron con el inicio de la crisis es que además de su hobby, estos vehículos podían ser también una inversión rentable.